[COLUMNA] A rehacer la Patria Por Eduardo Díaz Herrera


En esta hora los regionalistas tenemos algo importante que decir y un espacio que ocupar. 

No guardaremos silencio ni permitiremos que nos acallen. Vamos a hablar de cara a la ciudadanía con toda claridad y respeto, señalando lo que nos corresponde decir en esta coyuntura histórica. ¡Pretendemos ocupar en el país ciudadano el espacio que nos pertenece!


Allá, ellos, al margen de la ciudadanía que los rechaza, adentro de su “Burbuja democrática del 30%”, sacando proyecciones, cálculos y porcentajes inocuos a partir del pronunciamiento popular ciudadano del 28 de octubre. Que sigan con sus presidenciables faranduleros; sus partidos y desprestigiado parlamento de Valparaíso.

Acá nosotros, formando parte activa de la ciudadanía-al aire libre y bajo las estrellas que nos guían: el Nacionalismo Popular y el Movimiento Regionalista, estrechando filas con el heroico y libertario pueblo chileno -el del 70%!- que en la mencionada jornada electoral, supo rechazar exitosamente a la dictadura de las cúpulas partidistas que sufre Chile, retirándole toda legitimidad al sistema político-elitista vigente.

LA MARCHA SOBRE SANTIAGO ORIENTE
Desde la Araucanía, -el territorio de la Nación mapuche- invitamos a todos los ciudadanos a incorporarse a esta, nuestra jornada, y especialmente a todos los excluidos y maltratados; a los estudiantes, al pueblo mapuche, a los campesinos, a los pobladores, a los integrantes de la familia militar, a los miembros de nuestra empobrecida clase media, a los miles de indignados regionalistas, para que, juntos, emprendamos la marcha sobre la República de Santiago Oriente, donde se congrega el 1% de los chilenos que tienen monopolizado lo que le falta al 99% restante: el poder político, la educación, la cultura y la riqueza del país.

LA MISION: RESCATAR LA DEMOCRACIA CAUTIVA
Con el apoyo de la ciudadanía que nos acompaña:
Vamos a rescatar nuestra democracia cautiva por las cúpulas partidistas y la devolveremos integralmente al pueblo chileno soberano-sin remilgos ni letras chicas-, para que ésta sea distribuida a lo largo de la geografía, hasta alcanzar una Democracia verdadera, que nos permita a todos participar y disfrutar en armonía de los beneficios de la riqueza, la educación y la cultura.

Vamos a cerrar definitivamente las heridas del pasado
En esta hora de la historia es inevitable reconocer con claridad una verdad insoslayable: todos los chilenos, cual más cuál menos, durante la década de los setenta del siglo pasado fuimos víctimas de la Guerra Fría entre Washington y Moscú. Chile fue “conejillo de indias” de las grandes potencias hegemónicas. Unos, estuvimos atrincherados a este lado del Muro de Berlín y de la Cortina de Hierro, mientras a otros les correspondió al otro lado. Por ende, a estas alturas de nuestra vida cívica, resulta inconducente seguir imputándonos culpabilidades mutuas que sólo sirven para extender la paranoia colectiva vivida en esos años y sus dolorosas consecuencias a las generaciones futuras.

Lo trascendente, ahora, es trabajar para que nunca más se vuelvan a repetir condiciones de un quiebre tan profundo y radical en una patria que nos pertenece a todos y nos necesita unidos. Consecuentemente y de conformidad a lo señalado, promoveremos la libertad de todos los presos políticos que hay encarcelados en nuestro país sufriendo las violaciones de sus derechos humanos, sean éstos chilenos o mapuche, civiles o militares. De igual modo, proponemos terminar definitivamente con las persecuciones, destierros y exilio de quienes lo sufren por las razones antes expuestas.

EL OBJETIVO: REHACER LA PATRIA CONSTRUYENDO
UNA SOCIEDAD JUSTA.

Vamos a rehacer la Patria chilena, sustituyendo al Estado centralista ausente y empequeñecido del neo liberalismo, el cual alcanza con su cobertura solamente a Santiago Oriente mientras protege y bonifica, especialmente a los grandes grupos económicos y a las transnacionales. Nosotros le sustituiremos y avanzaremos desde abajo con la construcción de un Estado integrador, plurinacional y regionalizado.

Nos proponemos continuar conformando parte de la ciudadanía activa e impulsando solidariamente la Movilización social en nuestras regiones y a la medida de nuestras posibilidades instaremos a que sea la movilización social quien establezca la agenda del futuro, manteniendo un objetivo inalterable: alcanzar una sociedad justa.

En relación con esta circunstancia, vamos a promover la idea acerca de que la estructura obsoleta de un Ministerio del Interior represor del movimiento estudiantil, de la nación mapuche y cruzado por la corrupción de los sobreprecios, sea superada y reemplazada por la de un nuevo Ministerio de las Libertades públicas, capaz de proteger la seguridad ciudadana y su derecho a protestar y expresarse en paz por un Chile mejor.

Es así como, con el apoyo de la ciudadanía:
Vamos a poner término a los Intendentes designados (del absolutismo borbónico), verdaderos interventores en nuestras regiones, impulsando la creación de Gobernadores Regionales elegidos por el pueblo.

Vamos a poner término a los Partidos centralistas que hoy monopolizan la plenitud del poder político, sustituyéndolos por Partidos Regionales cercanos a la gente.

Vamos a poner término al desprestigiado parlamento de Valparaíso, hoy legislando al servicio de grupos económicos y transnacionales. Nosotros impulsaremos en paralelo la transformación de nuestros Consejos Regionales CORE en Parlamentos Regionales cercanos a la gente y elegidos directamente por el pueblo en sus regiones.

Vamos a impulsar la implementación efectiva de la participación popular ciudadana–contemplada en la ley 20.500-, en coordinación orgánica desde el barrio con el municipio, gobierno regional y parlamento regional.

Vamos a avanzar en el restablecimiento de la dignidad de la Nación mapuche, reintegrándole su territorio y devolviéndole sus tierras y aguas usurpadas.

Vamos a reestructurar el Ministerio de Agricultura y lo transformaremos en el Ministerio de la Soberanía Alimentaria, para garantizar una agricultura de subsistencia, mientras que a la ciudadanía su seguridad alimentaria.

Vamos a impulsar una economía solidaria y participativa, donde el Estado cumpla su rol regulador y plena participación de los trabajadores en la gestión y utilidades de las empresas. 

Vamos a garantizar la educación y salud gratuita a todos los chilenos y buscaremos poner término a la transferencia directa o indirecta de recursos del Estado a la educación privada Y A TODA CAPITALIZACIÓN PRIVADA DE LOS RECURSOS PÚBLICOS.

Vamos a evitar que la carga tributaría del país continúe recayendo sobre los hombros de la clase media y de los pobres, impulsando una Reforma Tributaria de verdad para que la carga impositiva se traspase a las grandes empresas y trasnacionales.

Vamos a renacionalizar y defender el agua y los recursos energéticos, el cobre, el litio, el molibdeno y demás recursos básicos estratégicos de Chile.

¡EN DEFINITIVA, INVITAMOS A LOS HOMBRES, MUJERES Y JOVENES DE ESTA TIERRA, A LLENAR DE ESPERANZA Y 
AIRE NUEVO TODO CHILE!
Eduardo Díaz Herrera
Coordinador Nacional del Movimiento Regionalista


Chelenko Noticias
Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad del autor y no representan, necesariamente, el pensamiento de «Chelenko Noticias».
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.