Monitorearán lagos aiseninos como centinelas de cambio climático

· A partir de estaciones de monitoreo ubicadas en lagos de diferentes países del continente americano, se implementará una red tendiente a estudiar cómo los cambios en el clima se manifiestan en los cuerpos de agua.

· Los lagos monitoreados en Chile se ubican en la Región de Aysén, representando sistemas de menor intervención mundial, y corresponden a los lagos: Bertrand, Plomo, Riesco, Frío, Cochrane y el lago Paloma.

Científicos de Argentina, Chile, Colombia, Uruguay, Estados Unidos y Canadá están implementando una red de monitoreo de lagos con la finalidad de estudiar el cambio climático a nivel continental. Esto a través de un proyecto llamado SAFER liderado por Instituto Argentino de Oceanografía (IADO) y financiado por el Instituto Interamericano para la Investigación del Cambio Global (IAI). El coordinador del proyecto en nuestro país es Dr. Brian Reid, limnólogo (especialista en aguas continentales: ríos, lagos y aguas subterráneas) del Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP).

La idea de monitorear los lagos, a través boyas con cadenas de instrumentos colgantes, registrando la transparencia del agua, perfil de temperatura, entre otros, es un gran paso en la investigación de los cuerpos lacustres; sin embargo, como lo explica el limnólogo “no es posible ver los efectos del cambio climático con estudios de corta duración, ya que se necesitan varias décadas de observaciones. Tampoco se puede entender cómo cambian los lagos con el trabajo en terreno a través de un par de visitas por año, lo que es el máximo que se puede realizar en los sectores remotos de Aysén.” No obstante, las boyas se justifican porque se permite la medición continua “cada diez minutos los instrumentos están registrando algo, y con una red de 6 boyas se generan más de un millón de observaciones por año”, señala Reid.

Junto a las mediciones meteorológicas, los datos entregados por las boyas pueden ayudar a entender cómo los lagos responden a las fuerzas climáticas, ya sean eventos extremos o cambios más sutiles. Los cambios son expresados en estas masas de agua recibida desde todos los otros ecosistemas, por lo que algunos de ellos son muy buenos centinelas del cambio climático en la cuenca. A través del monitoreo constante, se pueden evidenciar estos cambios y pronosticar las probables consecuencias y, de esta manera, establecer respuestas de adaptación.

El monitoreo en la parte chilena se realizará a través boyas que estarán ubicadas en los lagos Bertrand, Plomo, Riesco, Frío, Cochrane y el lago Paloma. Estos fueron seleccionados por varios criterios, donde un factor importante es la cooperación de los vecinos, ayudando constantemente en el trabajo en terreno como “amigos de la boya”. Es importante señalar, que tanto la instalación de las boyas como el trabajo de monitoreo en terreno en aguas continentales, se han desarrollado gracias a la importante colaboración de la Dirección General de Aguas (DGA) del Ministerio de Obras Públicas (MOP).
El Gran transecto transandino

Otra característica de los lagos que forman parte de la red de monitoreo, es que se articulan con lagos ubicados en Argentina. Las estaciones ubicadas en el país trasandino están en los lagos Fontana, Muster, Colhuel-Huapi (todos de la cuenca del río Senguerr) y el dique Florentino Ameghino. Con esto se completará una red transversal de monitoreo, la primera a nivel mundial que se articula de costa a costa, lo que conforma el llamado “Transecto Transandino”, el que como señala el oceanógrafo del IADO y coordinador del proyecto, Dr. Gerardo Perillo, “Es el único estudio de su tipo a nivel mundial, a través de uno de los más fuertes gradientes climáticos que existen”.

"Por otro lado, el proyecto SAFER tiene también un objetivo primordial que es establecer como los lagos influencian los aspectos socioeconómicos y culturales de los habitantes que viven en sus orillas y en la cuenca que los sirve, pero, además analizar como esas mismas poblaciones han afectado la evolución de los propios lagos en relación con la variabilidad climática" concluye el Dr Perillo.
Características de los lagos aiseninos

Existen muchos lagos en Chile, y gran parte de ellos se encuentran en la Región de Aysén. Como indica Brian Reid, la idea de la elección de estos 6 lagos es representar los diferentes tipos, respecto de su tamaño y ubicación en relación a la cordillera. La elección también tiene relación directa con el gradiente de precipitación, el que fluctúa entre los 6.000 mm hasta los 500 mm en la frontera con Argentina.

La estación del lago Riesco se fundamenta en que esta cuenca se ubica en un sector cercano a la costa con gran cantidad de materia orgánica aportada por el bosque. En la parte central de la región están los lagos Plomo y Bertrand, dos masas lacustres pertenecientes al complejo de lagos del General Carrera que tienen conexión debido a una morrena glaciar. Particularmente, el Plomo tiene mucho sedimento ya que se alimenta del río Soler, mientras que el lago Bertrand es más claro.

El lago Paloma es uno de los lagos con mayor entrada de luz de la región y posiblemente del mundo, con un porcentaje que penetra hasta los 45 metros de profundidad. Otra estación corresponde al lago Frío que se ubica cerca de la cordillera en un sector de transición de pampas, es un lago menos profundo con mayor productividad y plantas en el fondo del lago.



Chelenko Noticias
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.