Sobre el fallo de río Cuervo y algo más - Columna de Andrés Gillmore

Para el mundo ciudadano resulta difícil entender los innumerables detalles técnicos con que los tribunales se fundamentan; siempre las decisiones judiciales sobre todos las que se relacionan con las transnacionales y por razones difíciles de comprender siempre son ambiguas a pesar de todo. La Corte de apelaciones de Coyhaique respetando esa ambigüedad, no dudo en lavarse las manos ante la decisión final por el proyecto energético Central Río Cuervo, determinando que el recurso de protección para impugnar la intención, no era la forma más adecuada para estas determinaciones judiciales, traspasándole la decisión final del proyecto a los tribunales ambientales.

El proyecto pretende intervenir los ríos Cuervo y Blanco en la comuna de Puerto Aysén, tiene a su haber innumerables irregularidades en el estudio de impacto ambiental presentado por la transnacional Xstrata de origen Suizo, que escondió en forma intencional que el emplazamiento de la represa estaría emplazado en una falla geológica de grandes proporciones como la Liquiñe-Ofqui, poniendo en peligro la ciudad de Puerto Aysén, por una obra que seria construida a 500 mts sobre el nivel del mar, sobre las mismas cabezas de los Puerto Ayseninos, poniendo en peligro la seguridad de los habitantes, obligándolos a convivir a diario y para siempre, con la presión psicológica y la incertidumbre real y no imaginaria, que tanto en el proceso de construcción o al entrar en operación la central, seria posible que ocurra una desgracia de proporciones al desencadenarse un tsunami, por el peso de la obra construida en tan precarias condiciones de suelo, en un terreno que no apto para estos Mega proyectos energéticos. 

El abuso permitido en la forma en como explotan nuestros los recursos naturales por parte de las transnacionales y la nula conciencia social con que operan estos intereses extranjeros en el país, sumado a la desidia gubernamental que lo permite, han permitido que en los últimos veinte años se vulneren los derechos humanos más elementales de los habitantes de las regiones, generando innumerables conflictos que han obstaculizado el desarrollo y la convivencia normal de las regiones, dividiendo enconadamente a sus habitantes, quitándoles a los territorios la armonía necesaria para proyectarse, introduciéndolos en procesos complicados de resolver por las organizaciones ciudadanas, que se ven totalmente sobrepasadas por estas problemáticas de largo aliento y que además son manipuladas por las autoridades de turno, que no dudan en actuar de forma poco ética, manipulando la información real del proyecto para lograr los objetivos de las transnacionales; perdiéndose el control de las formas y de los debidos supuestos a la hora de evaluar y sopesar, que a pesar de todas las irregulares expuestas igualmente los proyectos son admitidos en los procesos de calificación ambiental.

No podemos seguir eludiendo el tema ambiental y la forma en como proyectamos la matriz interna de desarrollo en Aysén, admitiendo que continúen manipulando las diferentes propuestas de desarrollo, con informaciones ideologizadas y poco claras, destruyendo la proyección natural de nuestras comunidades, por egoístas intereses que quieren hacer en Aysén lo que no pueden hacer en sus propios países de origen. Creerían factible que la transnacional Xstrata en su propio país (Suiza), podría desarrollar un proyecto como Central Río Cuervo bajo las circunstancias del emplazamiento, poniendo en riesgo la vida de todo un pueblo Suizo. Lógicamente impensado en la realidad Suiza, ¡pero en Aysén si es posible!. Ese es el tema en cuestión, “por que en Suiza no y en Chile si”.

Si queremos eficiencia, balance, justicia social y ambiental, no es posible continuar con la falta de perspectiva a la hora de decidir. El formato actual de desarrollo interno de la región, no admite a mediano plazo seguir sosteniendo esta forma tan poco real de proyectarnos, si queremos avanzar  por el bien superior de Aysén. 

La incompatibilidad del modelo económico sustentado en la explotación desmedida de nuestros recursos naturales, por las diferentes formas de extractivismo, pone en serio entre dicho la sustentabilidad de los recursos naturales de Aysén, dejando totalmente fuera de propósito el manejo actual que se le da a los recursos naturales, “administrado unilateralmente por unos pocos, en detrimento de unos muchos”, haciéndose urgente estabilizar los procesos de desarrollo interno, con objetivos claros y sin falsos planteamientos, reconociendo la descompensación que obtendríamos si se aprueban estos proyectos y más que un beneficio, serian la destrucción de lo que somos y representamos. 

Debemos tener claridad que las represas construidas con muros de contención y embalses como las pretendidas por HidroAysén en la cuenca del Baker y Central Río Cuervo en la comuna de Puerto Aysén, destruyen los ríos por la extrema sedimentación que producen al manipular sus cauces, destruyendo los ríos en si mismo, la flora y fauna y el hábitat de las comunidades que viven cerca de los emplazamientos de estas moles de concreto. 

Los que construyen represas esconden los verdaderos costos, exageran sus beneficios, omiten lo negativo de la intervención, para obtener beneficios económicos y que para ello no dudan en ocultar el daño irreversible que producen al intervenir los ríos, desestabilizando los procesos de inversión para realizar los estudios y investigaciones de factibilidad para desarrollar nuevas tecnologías energéticas que debemos tener en perspectiva en un país como Chile, rico en energías renovables no convencionales (ERNC): geotermia, mareomotriz, eólico, solar, matrices energéticas que debemos desarrollar. 

Lo que corresponde en la actualidad, es trabajar con sentido común en busca del equilibrio y la sustentabilidad del modelo interno de desarrollo en todas sus formas, permitiendo la consolidación de un Plan Maestro de Desarrollo y lograr un adecuado Manejo de Cuencas, que vaya de acuerdo con las ventajas comparativas que poseemos como territorio en el más amplio sentido de la palabra, con la capacidad de dictaminar las reglas de como se debe hacer en Aysén en materia de desarrollo, resguardando nuestras cualidades que son de todos y no de algunos. 




Por, Andrés Gillmore
            Sociólogo 










Chelenko Noticias
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.