Museo Regional: la respuesta del Estado a una larga y sentida inquietud de todo Aysén - Columna de Francisco Mena

La colocación de la primera piedra del Museo Regional el miércoles recién pasado es la concreción de un largo sueño de la comunidad regional y un motivo de alegría para todos.

Aysén está creciendo y tarde o temprano se iba a materializar este proyecto- que como el de la Universidad Regional o nuestro mismo centro de investigaciones- existe en todas las otras regiones del país y representa una “mayoría de edad”, un nuevo piso para la Región. Nuestra región e está siendo considerada al mismo nivel que las otras regiones del país y ya no como la “hermanita menor”. De hecho, con esto se concreta la presencia en la región del organismo oficial del Estado para gestionar los museos. Es cierto que la DIBAM, institución encargada de velar por el patrimonio nacional, ya ha aterrizado con una estupenda Biblioteca Regional y una exitosa red de bibliotecas, pero ahora va estar presente también a través de los museos, cumpliendo con la obligación de tener presencia en todas las regiones del país.

Pero esta no es una iniciativa que surgiera del gobierno central ni de Santiago. Tal vez ahora lo han asumido los organismos nacionales, pero muchas veces se olvida que ello es de alguna manera respuesta a un largo anhelo y demanda de la comunidad. Desde aquella donación fundacional de sus “tesoros familiares” por parte de un grupo de apoderados del Liceo San Felipe en los setenta, hasta los sueños de don Baldo Araya o del actual senador Horvath de construir el Museo de la Trapananda en 1980 o la emergencia de una sala museográfica mantenida con mucho esfuerzo por la municipalidad de Cochrane o la creación de un gran red de ellas en la comuna de Coyhaique y otras, la comunidad aisenina ha manifestado varias veces su interés en crear un Museo Regional del mismo nivel de los existentes en el resto del país. Esta inquietud responde ante nada a la necesidad de conservar con orgullo el patrimonio y memoria de los propios lugareños y no a la de crear un nuevo atractivo turístico, ya que por ese entonces casi nadie visitaba la Región. La comunidad se organizó voluntariamente entonces para dar forma a este proyecto antes de que lo asumiera una entidad. Todos pusieron su parte, tomando especial protagonismo la Dirección de Arquitectura del MOP, en ausencia de cualquier otro organismo con la explícita función de crear museo. Aunque no estaba obligada a asumir esta responsabilidad, esta oficina canalizó los recursos del programa “Puesta en Valor del Patrimonio” de manera visionaria y virtuosa hacia el compatibilizar la restauración de los antiguos edificios de la Sociedad Industrial del Aysén con la creación de un Museo Regional que le diera sentido y ayudara a interpretarlas en su real dimensión, además de dinamizar culturalmente los barrios altos de la ciudad, en expansión. Se creó entonces una “Mesa creación Museo Regional” en la que participaron activamente muchas personas, algunas con el respaldo de sus instituciones (ej. el Consejo de la Cultura, la DA) pero sobre todo como individuos entusiastas.

Pero un museo no es sólo el edificio y aunque esto estuviera bien avanzado (ej. estudios y diseño arquitectónico) se necesitaba alguien que –aun sin dedicación exclusiva- participara más activamente en esta “Mesa”. Y ahí llegó el turno del CIEP de hacer su aporte como un organismo más de los existentes en la región. Con la idea de quebrar un círculo vicioso (“no hay museólogo porque no hay museo y no hay museo porque no hay museólogo”), por lo tanto, se contrató a un investigador que además tuviera conocimientos e interés por el tema.

Es una gran alegría ver que todos estos esfuerzos están dando frutos. Con lo que teníamos en la región se inició un proceso gracias al cual se ha llegado a esta etapa, Este gran paso no sólo permitirá legalmente que los hallazgos hechos en la Región se queden en la Región (e incluso solicitar la devolución de piezas depositadas en otros museos del país por imperativo de la ley) sino que repres4enta la presencia de profesionales dedicados a tiempo completo a un tema que hasta ahora se ha manejado sólo con aficionados entusiastas. No nos cabe duda que esta presencia (que es REGIONAL y se halla en Coyhaique tan solo por tratarse de la capital, como en todo Chile) fortalecerá la gestión de las salas museográficas que se encuentran por toda la región.

Como Centro de Investigaciones en Ecosistemas de la Patagonia nos enorgullece haber podido aportar en algo –como una institución comunitaria más- en que este gran proyecto de madurez se esté haciendo realidad



Por, Francisco Mena
    Arqueólogo, CIEP.




Chelenko Noticias
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.