Todo lo que diga podrá ser usado en su contra - Columna de Andrés Gillmore

No hay duda que la visión desde el mundo ciudadano del que comúnmente se le dice de a pie y sobre todo desde el mundo regional, se esta muy intranquilo con lo que ha quedado en evidencia en los últimos meses, al quedar constatado la asociación entre parlamentarios, partidos políticos y los grandes empresarios, para sacar ventajas y usufructuar del modelo permitido por una constitución un “poco de mode”. 

Todo lo que se venía avizorando desde hace años se ha constatado y en la actualidad nos estamos interiorizando con detalles y nadie puede quedar inmune ante la terrible y triste realidad. La preocupación que finalmente todo quede en nada y que los mismos de siempre que han desangrado el país queden inmunes y bien acomodados, es una realidad que podría ser nefasto para un mundo ciudadano, que más que negociaciones quiere soluciones definitivas y reales. 

Los implicados podrán defenderse con todo lo que tienen, tal como un niño que niega el robo del chocolate aunque tenga las comisuras de los labios marcados con cacao; incluso el mismo gobierno podrá usar todas las artimañas posibles para tratar de esconder la realidad para que la información finalmente no llegue a la opinión pública, indicándonos sin margen de error que al parecer no han entendido nada de nada, que el mundo cambio y que el proceso está activado y es imparable y tal cual como sucede en las películas gringas, los involucrados no han entendido al parecer “que todo lo que digan podrá ser usado en su contra”. 

Resulta insultante el menosprecio de los implicado por el mundo ciudadano, al discursar por los medios que no estaban enterados y que esto es una sorpresa mayor para todos, discurso que es en si mismo una tremenda reflexión filosófica de lo que son y un reflejo que pone de manifiesto de qué están hechos estos seudos servidores públicos, cual es su ética de trabajo y lo que verdaderamente buscan en el ejercicio de la vida pública, que más que nada sus cargos son una herramienta pública para solventar lo privado y que lo único que buscan en realidad, es salvarse y no perder las regalías económicas. El único parlamentario de la vieja escuela que se atrevió a decir algo, fue el diputado René Saffirio (DC) y dijo literal “fuera todas las vacas sagradas” y todos sabemos quienes son esas vacas sagradas y donde están. 

El senador Manuel Ossandón (RN) en un discurso ante un grupo de estudiantes universitarios la semana pasada, se le ocurrió para des contraer el ambiente reírse del ex Pdte Sebastián Piñera, al contar como anécdota que por sus críticas el ex presidente y su gobierno, haya entrado en su lista negra y por ese gran detalle, se le habían cerrado las puertas del Banco Penta y que gracias a eso, se había salvado de no haber contado con la financiación de ese banco y todo lo que ello implica y conlleva. A mi con una visión más ciudadana me parece que más que una anécdota simpática, lo que denuncio el senador es muy serio y grave, con grandes implicancias políticas y no hay que ser muy inteligente para constatarlo; no tengo duda alguna que debió haberlo denunciado en su momento si tanto ama Chile como dice el senador; demostrándose una vez más que todos sabían y usufructuaban del formato y ese es el verdadero problema de base; la intervención y la manipulación del congreso y la ética de quienes lo componen.

El ex senador Nelson Ávila por el partido radical, hace pocas semanas decidió salir del closet por decirlo de alguna manera con información delicada, denunciando que la comisión de pesca del senado en pleno proceso de evaluación de la ley de Pesca, había recibido 500 millones de pesos por conceptos de depósitos reservados solo por parte del grupo Angellini, para manipular la intención y sacarla adelante; los senadores miembros de esa comisión de pesca en ese entonces eran: Antonio Horvath (Pdte), Hosaín Sabag, Carlos Bianchi, Alejandro García Huidobro y Fulvio Rossi, senador que además fue acusado de recibir dineros de las mineras para solventar su corporación y el como siempre lo ha negado hasta el final. 

Pero la gran pregunta cae de cajón y no pude dejar de hacérsela y no tuve contestación por parte del ex senador; porque cayo por tanto tiempo algo tan delicado que debió haberse denunciado en su momento y con esa información, haber parado esa ley tan nefasta para los pescadores Artesanales de todo Chile, que literalmente les destruyo la vida empobreciéndolos, privatizando el mar que era de todos los chilenos y que hoy es solo de 7 familias y todos sabemos muy bien, que quien calla otorga.

Los partidos políticos siempre han representado un porcentaje mínimo de la sociedad y son verdaderos grupos de poder con intereses propios al servicio de los grupos económicos y muy especialmente en Aysén es fácil de comprobar, ante la embestidas que hemos sufrido por nuestros recursos naturales. Nunca estas organizaciones han trabajado por el desarrollo sustentable del territorio y sus comunidades, si de sus propias aspiraciones que son totalmente contrarios a una regionalización efectiva y una descentralización adecuada de la toma de decisiones; le preguntó señor(a) lector(a), que han hecho los partidos políticos en la actualidad por cumplir en Aysén la promesa del gobierno de la Nueva Mayoría por trabajar por una regionalización efectiva; a decir verdad absolutamente nada. La famosa comisión descentralizadora es una burla más al mundo regional y para quienes sacrificaron su tiempo y su dinero para representar sus regiones en Santiago. 

Cuando se inicio el seudo proceso de regionalización hace ya más de un año, tuvo el apoyo de todos los parlamentarios de Aysén y hoy no dicen nada. Cual es la razón que no quieran que se concrete, simple y clara según mi opinión; a rio revuelto ganancia de pescadores y los partidos políticos, gobiernos y parlamentarios son en este sentido los grandes pescadores.

El problema real que enfrentamos desde el mundo regional, es que los partidos políticos cuentan con una excesiva injerencia en la toma de decisiones y tienen serios conflictos de intereses ante las comunidades, con posturas y discursos que más que representar un camino hacia la sustentabilidad de las regiones, son una verdadera contradicción en el fundamento del proceso del cambio estructural que necesitamos. Las ineficiencias de los partidos políticos son sistémicas, son organizaciones arcaicas, dado su exacerbado centralismo con que trabajan, atentatorias totalmente hacia el mundo regional. 

Pero el drama no es solo de los políticos, parlamentarios, de los grandes empresarios o de los gobiernos de turno, debemos tener conciencia que lo que está sucediendo en la actualidad, es un fiel reflejo de la tontera y de la parsimonia de nosotros los ciudadanos, que votamos sin conciencia real de lo que hacemos y sin informarnos debidamente, dejándonos llevar la mayoría de las veces por los intereses ideológicos de los partidos políticos que tanto daño nos han hecho, simplemente porque no nos tomamos el tiempo de estudiar el candidato y votamos por rasgos poco certeros y por mandato de partido; si lo hubiésemos pensado bien en las elecciones pasadas no hay duda que ni Iván Fuentes (DC) y David Sandoval Plaza (UDI) serían nuestros representantes en la cámara baja y en sociología hay una ley que es muy exacta, toda organización, país u región tiene la representación que se merece. 

Si el mundo ciudadano no va a las urnas creyendo que es una manera de castigar a los políticos y creemos indolentemente que con eso sacamos ventaja, es no entender nada de nada y los únicos que serán beneficiados son los que no deben estar y que responden a otros códigos e intereses, que no son precisamente los que necesitamos. 

En las elecciones pasadas solo voto un 39 % de los que tenían derecho a voto en la región y eso debe cambiar en la próxima elección, debemos votar en conciencia y no permitir que el único instrumento ciudadano que tenemos lo desechemos de forma tan burda y sigan con las riendas del futuro de Aysén los mismos de siempre y como decimos en el mundo rural; si es necesario usaremos el rebenque, apretaremos grupas y meteremos espuelas, pero tal como estamos no podemos seguir.




Por, Andrés Gillmore
Estudió Sociología
Empresario Turístico
Consultor de proyectos de desarrollo en Aysén

Chelenko Noticias
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.