Bendita crisis - Columna de Dennis Jofré

“Pucha que estamos mal”…No se escucha otro análisis de la realidad actual por parte de la gente, en las calles, en los supermercados, en los colectivos… parece que todos reconocen que como país hoy no estamos viviendo buenos tiempos a nivel político y social. Se ha quebrado la confianza en el gobierno, cuyos electores y ciudadanos se sienten indefensos y desprotegidos. Y no confiamos tampoco en nuestra estructura institucional, que hace no mucho enorgullecía a gran parte de los chilenos y hoy se ve cuestionado. Pareciera que todo, de alguna u otra manera, ha tocado fondo.

Por otra parte, nos hemos percatado de la pérdida de sentido frente a valores tan trascendentales como lo es la unidad de la familia, la formación de los niños y jóvenes, e incluso la propia vida. Todo se ha sumergido en el cuestionamiento, con la consiguiente exigencia de transparentar tantas situaciones ocultas. 

En tres palabras: estamos en crisis. La palabra crisis en su etimología significa “separar” o “decidir” obligándonos claramente a tomar decisiones frente a lo que se ha separado. Decisiones que si se toman con claridad, convicción y firmeza nos pueden conducir a cambios necesarios y buenos. Las crisis entonces son ocasiones de crecimiento personal y comunitario. 

Es complejo entenderlo, lo sé, que de tanta situación negativa podamos ver algo positivo y esperanzador, pero es esa una tremenda verdad: de cada crisis se pueden sacar grandes y positivas situaciones. 

Conclusión: ¡Nadie puede seguir igual!.. Necesitamos realizar cambios en la vida de las personas y de las instituciones. En filosofía decimos que el hombre es un ser de cambios, y la historia nos comprueba otro tanto. Todo aparato público o privado, por solemne y tradicional que parezca, necesita ser reacomodado y para ello sus estructuras deben “sacudirse” y “limpiarse” de toda aquella suciedad que se ha ido acumulando y que a la larga entorpecen su andar. 

Frente a la desconfianza de la clase política, ¿No es tiempo de bajar un poco y pisar tierra firme? ¿No es tiempo de comprender que todo poder es un servicio en pos de otros y no de uno mismo?, frente a una sociedad que se encierra en sí misma y que no se preocupa de lo que le pasa al otro, ¿no es tiempo de darnos cuenta que el ser humano necesita de los otros para no perder el rumbo? Frente a la realidad de las instituciones en general que se ven cuestionadas por la sociedad, ¿no es tiempo de transparentar lo que son y mostrarse aún vulnerables, con todas sus limitaciones?

A pesar de todo lo negativo, es tiempo de abrir las ventanas para que se ventile lo que se estaba pudriendo. Eso y solo eso le va a hacer bien a Chile y su gente, creyentes y no creyentes, políticos, apolíticos, anarquistas, tradicionalistas y liberales. 

Si esta crisis nos sirve para hacer un giro hacia una verdadera sociedad más transparente y humana, que sea entonces una bendita crisis.


Por, Dennis Jofré P.
Ex coordinador Vicarial de Pastoral Juvenil
Miembro del equipo de comunicaciones del Vicariato Apostólico de Aysén

  Chelenko Noticias
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.