La democracia real y participativa es un acuerdo de convivencia - Columna de Andrés Gillmore

El tema de las reformas no es un tema menor bajo ninguna circunstancia, pero no hay duda que ante los escándalos se perdió la perspectiva y en la actualidad hablamos muy poco de ellas aunque estas sigan su trámite natural. La falta de expectativa ha bajado considerablemente con la pérdida de la credibilidad de nuestros parlamentarios y políticos en general, que no han sabido entender las consecuencias sus actos y eso de por si es muy grave, incluso mucho más que los actos en sí mismo, porque los errores pueden justificarse bajo ciertas circunstancias, no reconocerlos y asumirlos de frente y actuar en forma maliciosa es aún más grave, porque denota egoísmo y falta de sentido común y eso en un parlamentario lo transforma en un personaje sumamente peligroso para la sociedad.

En Chile tenemos muy mala memoria histórica, basta investigar un poco para ver que en el año 2006 la presidenta Bachelet en su administración concertacionista a raíz del escándalo de Chile-Deportes, prometió mano dura con los dineros utilizados en las campañas políticas, que si estos no correspondían desvirtuando los objetivos, los parlamentarios que incurriesen en delito serian cesados de sus cargos, pero todo se olvidó como por arte de magia y fue como se dice hacer una raya en el agua. 

La crisis que vivimos en la actualidad es de fondo y se sustenta más que nada por la total falta de ética, que no es otra cosa que actuar des-respetando al prójimo, sin ninguna transparencia, que no es otra cosa que falta de honestidad ante la vida, en sentido contrario de lo que reconocemos como democracia, que más que un sistema de gobierno es un acuerdo social de convivencia que todos aceptamos, que conlleva respeto y honestidad, buscando la equidad social en todos los sentidos.

Cuando el senador Jorge Pizarro no entiende que no puede asumir la presidencia de la DC, al denunciarse que utilizaba a sus hijos para lavar dineros entregados por SQM para su campaña y que el tribunal supremo de la DC le da vía libre para que asuma la presidencia del partido, indica que la pudrición viene de muy adentro y que no les importa en lo absoluto el país y que más encima pretendan llevar un candidato a la presidencia como el senador Patricio Walker que no denuncia estos hechos y le entrega el mando del partido de esa manera a decir verdad es muy preocupante.

Cuando el senador Fulvio Rossi (PS) la semana pasada en CNN dijo que fue contrario a la ley de pesca, que voto en su contra y que no entiende porque la justicia aprobó la querella por cohecho puesta a toda la comisión de Pesca del senado del cual Rossi era parte en el año 2012 junto con los senadores Horvath, Bianchi, García Huidobro, Sabaig, ante la denuncia del ex senador Ávila, que esta comisión habría recibido supuestamente 500 millones de pesos del grupo Angelini para sacar adelante la ley de pesca y con un simple clic en Google constatar que el senador Rossi está nuevamente faltando a la verdad y el sí voto a favor de la ley de pesca, nos demuestran una vez más que la ética, la moral y las buenas costumbres no es algo por la cual se destaquen nuestros políticos y por eso mismo no son creíbles, poniendo un serio manto de dudas en la ciudadanía, si estos mismos parlamentarios poco creíbles y deshonestos tendrán la capacidad de actuar con ética ante el paquete de reformas que tendrán que aprobar de lo que supuestamente sería la solución entregada por la comisión Engels al gobierno.

A toda esta problemática debemos sumarle la intención del gobierno de intervenir el ministerio público para quitarle autonomía que en la actualidad produce tanta incomodidad; hoy en pleno proceso investigativo se le ha quitado un importante porcentaje de financiación y existe la disputa ideológica por quien remplazara al Fiscal General Chaguan y cuál debería ser el perfil para el cargo; muy parecido con lo que ocurrió con el nombramiento del director de S.I.I. Jorrat, que fue confirmado bajo una supuesta terna que nunca fue conocida por la opinión pública y que respondió más que nada a que el director que asumiera, debía actuar con servilismo total hacia el gobierno. 

Lo que nos está pasando la cuenta como nunca antes, es que en la actualidad no tenemos líderes políticos autónomos y éticos a quien seguir, produciendo un profundo vacío en las expectativas que todos los ciudadanos lógicamente tenemos, que a pesar de los inconvenientes, definitivamente podremos avanzar y superar los impases con una altura de mira con proyección de futuro. Incertidumbre que en definitiva nos tiene como estamos, sin expectativas reales y más que soluciones lo que vemos es un show mediático para salir airosos, cuando en verdad es imposible si no enfrentamos la verdad aunque sea doloroso.

Cuando el gobierno crea comisiones para reformar y no hace parte a los involucrados en estas comisiones y no los toma en cuenta, es lógico que las posibles reformas no sean representativas, carezcan de credibilidad y presuponen que todo está manipulado por los mismos intereses de siempre aunque no lo sea y que el gobierno es parte de la misma trama. Las reformas pueden ser buenas o malas, pero deben tener como común denominador, la aprobación unánime de la sociedad si se quiere que prevalezcan en el tiempo y que no pasemos los gobiernos futuros reformulando las reformas, como sucede con la ley de pesca aprobada en el gobierno de Sebastián Piñera, que se dijo hasta el cansancio que no cumplía con los requisitos y hoy a un año de su aprobación, es un hecho que habrá que reformular completamente la ley.

La supuesta gran reforma al binominal fue adaptada para que los mismos de siempre puedan perpetuarse, cuando lo que se esperaba era precisamente lo contrario; que por fin se iba a renovar el congreso con elecciones verdaderamente democráticas y representativas. El senado continuara con las mismas prerrogativas que por tanto tiempo se dijo que no podían seguir en un estado democrático-participativo, permitiendo que tal como operaba en el binominal que los senadores continúen designando a los ministros de la Corte Suprema; los miembros del directorio de TVN; los consejeros del Banco Central; el Fiscal Nacional; los miembros del Tribunal Constitucional y conceder ciudadanía por gracia a aquellos extranjeros que consideren pertinente.

Los independientes fueron dejados a su suerte al no permitírseles conformar alianzas propias y que solo pueden competir bajo la tutela paternalista de los partidos políticos llamados tradicionales. La reforma permite conformar listas con un mayor número de candidatos en los cupos que se deben elegir. No se limitó la reelección perpetua de diputados y senadores que tanto daño hacia a las regiones. No se obligó a los candidatos a tener que tener residencia efectiva en los distritos en los que postulan, permitiéndose que los partidos políticos tengan la potestad de imponer sus candidatos, dándose pie para el cuoteo político en regiones y la manipulación de las intenciones.

La ley de glaciares que para Aysén es vital para su desarrollo y preservar campos de hielo norte ante futuras intervenciones, nos dimos cuenta al poco andar que la ley solo se atañe a los glaciares que están en los Parques Nacionales que ya están bajo protección y que todo el resto de os glaciares de norte a sur del territorio nacional quedo a su suerte y en bandeja para ser intervenidos por las transnacionales; queriendo decir entonces que nuevamente nos han querido burlar y eso es inconcebible ante la realidad actual.







Por, Andrés Gillmore
Estudió sociología
Empresario turístico
Consultor de proyectos de desarrollo



Chelenko Noticias
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.