Apuntes descentralizados - Columna de Andrés Gillmore

Muy buena noticia que por fin la Universidad de Aysén es un hecho con la aprobación de la respectiva ley, que además viene con su financiación bajo el brazo, para la construcción del campus y empezar a operar lo más rápido posible. Con esto el sueño ambicionado por la familia aysenina se esta concretando y es indudable que es un gran logro, que marcará un antes y un después en la región. La educación siempre ha sido un tema complicado en la región, todos de una man

era u otra hemos tenido que convivir con el desarraigo familiar, que significa mandar a los hijos a estudiar fuera. 

Recuerdo perfectamente ese dia soleado de febrero del año 1991, como a eso de las 16:00 hrs llegó una patrulla montada de carabineros al campo, como chasquis de la escuela de Puerto Guadal (Libertador Bernardo O'higgins número 11) a informarme que mi hijo Roberto tenía la edad para ir a la escuela y que debía presentarse sin disculpa el próximo mes a cursar el primero basico. Desde ese día cambió mi vida totalmente y tuve que tener dos casas y vivir mucho tiempo solo en el campo para siempre. Todos sabemos que nunca vuelve a ser lo mismo y que la familia se resiente en muchos aspectos. Esta ha sido un problema que indistintamente se vive en el mundo rural u urbano, pero que en el mundo rural es muchas veces más exacerbado el desarraigo, cuando empieza en la educación media por lo general, pero también muchos pobladores que no tienen casa en el pueblo más cercano a sus campos, se ven obligados a mandar a sus hijos a cursar la educación básica como internos a las escuelas.

Todos sabemos la enorme sangría económica que ha significado para la familia aysenina mandar a los hijos a estudiar fuera de sus localidades o fuera de la región al mundo universitario. Lamentablemente muchos no vuelven y se quedan para siempre, eso representa una gran pérdida para la región. Pero debo reconocer que por suerte con los años los porcentajes han bajado en este sentido y en la actualidad nuestros muchachos universitarios tienen orgullo de ser ayseninos y lo expresan libremente dando a conocer nuestra cultura y forma de hacer, usan boinas, toman mate, juegan al truco, organizándose como grupos en las universidades para representar sus puntos de vista, dando batalla por la región en temas de trascendencia nacional que afectan a la región. No solo marchando como muchos pueden suponer, sino dando charlas explicativas de acuerdo con sus estudios y muchos son líderes de opinión en sus universidades. 

En el pasado nuestros muchachos no decian que eran de Aysén, por lo complicado que era tener que dar tantas explicaciones geográficas, en un Chile que poco sabía de nuestra región y de nuestra cultura. Hoy dada las batallas que se han dado por la región y que se ha reconocido el territorio por su gran belleza escénica y ambiental, la perspectiva ha cambiado mucho y todos conocen Aysén tanto dentro como fuera del país, que más que un hándicap como lo fue en el pasado, se transformó en un plus.

En el mundo rural existen una gran cantidad de casos de familias que han tenido que vender campos, animales, camionetas, camiones y montañas enteras, para entregarle estudios universitarios a sus hijos fuera de la región. Con esta universidad que supongo será gratuita y de calidad; salir de la región a estudiar sería una opción y no una obligación como en la actualidad. También permitirá un mejor desarrollo económico interno y una gran inyección de capital para las comunidades, ya que todo ese dinero sería reinvertido para mejorar la calidad de vida de nuestras sus familias. Eso en sí mismo es una gran noticia para el desarrollo de la región.

La otra buena noticia fue que los salmoneros no pudieron intervenir Caleta Tortel y se aplicó como pocas veces el sentido común. Fue lindo ver como las organizaciones sociales de norte a sur se unieron para que no se concretara la intención; demostraron que hemos adquirido un sentido de pertenencia que mueve montañas. Entendiéndose que era una endemoniada insensatez, dado que la comunidad tortelina esta proyectada totalmente hacia el turismo de intereses especiales, con muy buenos augurios por lo de más. Lo importante sería que el gobierno regional aprovechara el envión y el reconocimiento que se le ha dado a la localidad y de una vez por todas financiara una red de alcantarillado y que con el tiempo Tortel sea reconocido como el ícono del turismo sustentable que queremos proyectar desde la región.

Es preocupante constatar cómo el gobierno no ha tenido la capacidad de decir las cosas como son y continúa insistiendo con el proyecto de descentralización, a pesar que no tiene ninguna base de sustentación y no cuenta con un contexto de principios políticos y constitucionales que permitan desarrollar la iniciativa como corresponde. En la actualidad el proyecto no tiene claridad de cuáles son sus objetivos y como el supuesto intendente elegido por voto directo se va a relacionar en forma práctica con las regiones. 

La propuesta no cuenta con una regulación clara de lo que pretende hacerse; si a eso le sumamos que el proyecto tiene contemplado un seudo “Gobernador Regional”, que vendría a ser un gobierno paralelo y con todas las atribuciones de representación que tiene en la actualidad el intendente, es por decir a lo menos un engendro político-sociológico que nos puede llevar al descalabro si no se solucionan estos detalles y se eliminan las ambigüedades.

En la actualidad el Estado tiene poca representatividad en las regiones.Todos sabemos que los gobiernos regionales más que nada son simples buzones, con poca capacidad de decision por no decir ninguna, haciéndose impensable si queremos descentralizar, crear una representación regional efectiva y sin ambigüedades y que el proyecto sea redactado sin dobles lecturas. Si vamos a elegir Intendente en serio, es indudable que debemos tener un transito armónico hacia la descentralización, con un mecanismo y un proceso unitario a lo largo de todo Chile, con las atribuciones y la representatividad estatal que sea necesaria y contar con una reforma constitucional que le otorgue al proyecto una efectiva base de sustentación a la descentralización y que los futuros intendentes tengan autonomía, capacidad de decisión, independencia de juicio, órganos independientes con suficiencia presupuestaria y que la iniciativa proponga una vía directa para el traspaso de recursos y tener la doble subsidiariedad, flexibilizando las propuestas y sobre todo tomando en cuenta la función y la diversidad de los sujetos.

No es un secreto para nadie que existe una pugna interna en el gobierno y en la misma oposición, si se debe descentralizar o no; existe miedo a la descentralización, ante la pérdida de poder que significaria para el gobierno central, sobre todo con un modelo presidencialista como el nuestro, que precisamente fundamenta su operabilidad y su proceso decisorio en la centralización, donde el presidente es amo y señor de las decisiones, que con el tiempo la dicotomía estructural del modelo al descentralizarse nos transforme en un país desordenado, sin capacidad de autoadministrarse y que los intendentes terminen como reyezuelos inmanejables y sin capacidad de gestión.

El miedo a descentralizar es un componente esencial y natural a lo desconocido y se ve claramente en como se ha proyectado la intención. Es facil percibir al leerlo que se ha redactado con miedo, protegiendo nichos de poder, con una serie de vicios y vacíos legales que obligan a tener que hacerle importantes ajustes a la propuesta original, si queremos que la intención represente un avance para las regiones y no la destrucción de ellas. 

Si aplicaramos la teoría política en toda su concepción como se analiza en el mundo universitario de los posgrados y doctorados, la lógica nos dice, que si quisiéramos hacer las cosas bien y con proyección de futuro, antes de descentralizar deberíamos cambiar el modelo presidencialista. Porque presidencialismo y descentralización son conceptos incompatibles por naturaleza.

Ningún país miembro de la OCDE se administra bajo el modelo presidencialista, que es arcaico y en la actualidad resulta imposible de aplicar con proyección de futuro en el mundo de hoy. La mayoría de los países se rige por el parlamentario o el semiparlamentario, con una sola cámara de representantes, con un primer ministro elegido por el congreso, descentralizando la toma de decisiones en todo aspecto. 

Esta estudiado que la única manera de salir del subdesarrollo es descentralizando sobre todo en un país con las características de nuestro querido Chile, con grandes diferencias culturales, climaticas y geograficas. Es imposible administrar un país emergente que se sustenta exclusivamente en sus recursos naturales, tener dos economías paralelas y antagónicas, con la región metropolitana como contraria a las regiones y una mayoría subyugada a una minoría urbana, donde los territorios que producen más tienen menos y los que aportan menos tienen más. 

Indudablemente no existen escenarios perfectos, menos en el mundo de las ciencias sociales donde las organizaciones por ser humanas son imperfectas. Pero no olvidemos que en esa imperfección sustentamos la perfección de lo que somo como raza humana, sobre todo si el escenario actual no es idílico bajo ningún punto de vista, que pudiese sustentar el discurso que hacer el cambio es un riesgo ante lo que podríamos perder; porque a decir verdad no perderíamos nada. Seguir como estamos lo esta haciendo muy cuesta arriba para las regiones y es indudable que necesitamos un cambio fundacional en la forma de administrar y proyectar las regiones.





Por, Andrés Gillmore
Estudió sociología
Empresario turístico
Asesor de proyectos de desarrollo

Chelenko Noticias
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.