Apuntes sobre cambio climático bajo la perspectiva del Baker - Columna de Andrés Gillmore

A esta altura del siglo 21 nadie puede dudar como ocurría en el siglo pasado donde se decía con ribetes doctorales y vehementemente,que el cambio climático era una invención de aquellos que no querían el progreso y que era una invención de los ecologistas, pero hoy es indudable ante la gran evidencia y que además estamos viviendo en carne propia sus consecuencias, que el cambio climático llegó para quedarse y que en la actualidad a nivel nacional vivimos una realidad que año que pasa, año que se complica; incluso muchos compatriotas han perecido por estas razones ante los desastres naturales con las cuales tenemos que convivir. Se ha hecho común ver en las noticias los diferentes desastres naturales producidos por el calentamiento global y como nunca muchas de esas noticias han ocurrido en nuestro propio territorio. Pero a pesar de todo a nivel de Estado y de gobierno y por increíble que pueda parecer, aun no tenemos una política estratégica en este sentido y normalmente por un sin número de circunstancias siempre queda en intenciones, aunque para llegar a la Moneda se habla del tema, pero luego instalados se olvidan del tema y todo queda en nada y del ordenamiento territorial que tanto necesitamos para enfrentar estos temas como corresponde pasan al olvido, simplemente, porque de hacerlo limitaría los intereses de las grandes corporaciones.

La ciudades en Chile no son proyectadas por urbanistas o arquitectos, que tengan la capacidad de ver el futuro y hacerlas sustentables, como sucede en los países desarrollados y que por lógica y sentido común asi debe ser; pero en nuestro querido Chile quienes proyectan las ciudades son las empresa constructoras. Por eso estamos como estamos.

Uno de los hechos más preponderantes responsable por el cambio climático, es el mal uso del Amazonas. Aunque somos miembros de la OCDE poco y nada hacemos o reclamamos ante la funesta intervención y lo irreversible de ella para el planeta y nosotros mismos. Sorprende de sobremanera que a pesar de la evidencia existente, que prueban fehacientemente como este llamado subcontinente interior sudamericano es por su mal uso responsable del cambio climático y por ende del calentamiento global, que aún no exista un plan estratégico de cuidado y preservación y que países que en teoría son sus garantes y que además son nuestros vecinos, Brasil, Bolivia,Perú,Ecuador Colombia,Venezuela, Guyana, Guyana Francesa, Suriname, permitan con leyes irresponsables aprobadas en los respectivos congresos, que el 50 % pueda ser deforestado en forma legal por las diferentes corporaciones internacionales y se permita como algo natural el exterminio regular de miles de indígenas.

En fin, son temas de gran importancia que aunque en Chile poco nos interesa al parecer y que nada podemos hacer en forma práctica para salvar el amazonas ya que no somos parte, es indudable que debemos tener conciencia de lo que esta sucediendo a nivel PAÍS y que de una u otra manera en los diferentes estamentos internacionales deberíamos presionar por su buen uso denunciando a quienes no lo respeten, no solo por el planeta en sí mismo, si no también por nuestra propia realidad que en la actualidad esta siendo afectada también por el cambio climático y que tanto dinero de las arcas fiscales le esta costando al Estado subsidiar la reconstrucción. Eso sí y no tengo la más mínima duda, que si hubiésemos tenido algo que ver con el amazonas, la parte que nos correspondiese a esta altura estaría totalmente deforestada por la industria del chip, llena de pinos y eucaliptos y todas las mineras internacionales instaladas y todos los indígenas que pudieran haber estado por esos rumbos aniquilados por completo desde hace décadas y no es chiste.

En Aysén es indudable que también hemos venido sintiendo las diferencias climáticas y no solo desde ahora; desde hace varias décadas que ha empezado el proceso, la diferencia esta que solo ahora hemos estado tomando conciencia de la problemática. Conversando con pobladores del lago General Carrera que llegaron en los años, 20 del siglo pasado, me contaban que en ese entonces los inviernos empezaban en abril y terminaban en noviembre y muchas veces en diciembre también podría nevar y nadie se sorprendía por ello. Que en la orilla del lago Carrera era común que nevara a la panza del caballo y para qué decir si subías a las tierras medias. Hoy en día en la costa del Carrera no nieva más de unos cuantos centímetros y muchos años ni siquiera nieva. Los veranos son muy secos y muchos arroyos que en verano tenían un flujo constante hoy se secan irremediablemente. Los diferentes pastos comunes como el miel y el ovillo, suele no semillar como es debido por la falta de agua y eso sí que es preocupante.

Los lagos y ríos ya no alcanzan los niveles de antes y se nota la diferencia. Campos de hielo cada día retrocede más. Por años me tocó volar con Ricardo Hein QEPD y era visible el retroceso del hielo año a año desde arriba. Para los que conocen Puerto Guadal y pueden tener una referencia; cuando llegaron los primeros pobladores familias Verdugo y Soto, el lago llegaba a lo que hoy es la plaza.

Cuando viví en el Valle del León en la cuenca del Baker, que es un valle que llega hasta la frontera norte de campos de hielo norte donde esta el lago Leones, que en la actualidad es muy visitado por turistas. Por este hermoso valle corre el gran río león de aguas abundantes y lechosas, originado a su vez en campos de hielo norte, que desemboca sus aguas en el lago Carrera. Este hermoso valle se interna aproximadamente hacia campos de hielo norte unos 18 kilómetros hasta el formidable lago interior del mismo nombre. En la costa del río león a partir del kilómetro 5 según lo que me han comentado los pobladores, comúnmente desde ese límite hacia arriba caía un metro de nieve y que en los campos propiamente tal en las partes medias y altas, algo más y que por lo menos se producían una docena de grandes nevadas por invierno; ante esta realidad en ese entonces se aplicaba perfectamente la palabra invernar que hoy las nuevas generaciones no lo entienden a cabalidad, que en palabras simples significa que a partir de abril los pobladores no podían salir del valle y tenían que estar pertrechados con víveres y leña para pasar el invierno si no querían pasar zozobras y muchas veces aunque quisieran salir del valle hacia Puerto Guadal (pueblo más cercano) les era imposible al estar las huellas tapadas por la nieve.

El cuidado de los animales en esos años era un tema delicado y muy especialmente cuando de ovejas se trataba. Cuando el ovejero a cargo no tenía la capacidad de predecir las grandes nevadas, se enfermaba, o por simple flojera y no las repuntaba como era debido (bajarlas), sencillamente se le nevaban y con ello surgen grandes pérdidas. La ovejas no son como los caballos, que tienen la capacidad de oler la tormenta y bajar. Estas simplemente cortan por lo sano, le dan la espalda a la tormenta, se agrupan para darse calor y pueden quedarse días en esas circunstancias y mira que muchas veces pueden sobrevivir bajo esas circunstancias por muchos días, incluso hasta una semana o algo más;luego al pasar la nevada se tiene que subir con caballos de tiro para abrirles senda para que puedan transitar, lo que en sí mismo es un trabajo arduo, trabajoso y complicado. Muchas veces dependiendo de los días que las ovejas han quedado nevadas es imposible salvarlas aunque se bajen a los bajos. Si pasan más de 3 días o más sin comer, una vez que pueden comer no tienen la capacidad de parar y literalmente se les revienta el estomago, comúnmente abortan si estan preñadas. Estos percances aunque no muy comunes, solían suceder de cuando en cuando, trayendo grandes pérdidas para los pobladores y muchos pagaban con hambre al año siguiente.

Cuando llegué a instalarme al valle en 1984 aunque nevaba harto y hubo años en que nevaba un poco más de la cuenta por lo menos para mi un recién llegado, era indudable que no era como en los relatos que escuché con el tiempo. Lo que he podido dilucidar por las conversaciones de ese entonces con mis vecinos todos pobladores antiguos llegados desde niños al valle, aseverando que el cambio en el clima se empezó a producir tomando como referencia el valle del león desde los años 70, en una constante y casi imperceptible pero muy regular.

El cambio más perceptible sucedido con el cambio climático comparativamente a los días de hoy en la cuenca del Baker, es que los campos que antiguamente eran complicados de trabajar producto de las grandes nevazones que los tapaban completamente en otoño e invierno, con el tiempo ya no fue más así (valle del león era en esos años muy complicado por esas razones, desde el predio Aldea al interior). Comparativamente en la actualidad son los más pastosos y húmedos y los que antiguamente eran considerados los mejores a orillas del lago Carrera y río Baker, se transformaron en los peores al ser muy secos y faltos de agua, que obligan a usar empastadas bajas, ya que en las veranadas sencillamente no hay agua disponible muchas veces.

En el año 1997 me tocó guiar una comisión de científicos franceses por las costas del Lago General Carrera. Estudiaban los diferentes niveles que había tenido el lago, partiendo como punto de inicio las grandes terrazas que se aprecian en la costa del Carrera desde Puerto Guadal a Chile Chico, que mostraban los diferentes niveles que había tenido el lago y me enteré al compartir con estos científicos por dos semanas, que según los estudios que realizaron en esos años el nivel del lago en el siglo 16 era de aproximadamente unos 120 metros más alto y que la lengua del glaciar leones llegaba hasta casi el mismo lago General Carrera. También los escuche debatir sobre el cambio climático a estos científicos franceses y decían que según los estudios realizados que la proyección indicaba que era muy posible que en los próximos 40 años el clima de la región de Aysén cambiaría radicalmente y que con el tiempo en la cuenca del Baker el clima se parecería más con el de Caleta Tortel, con más lluvia y menos nieve y temperaturas mucho más templadas y que a la larga la proyección traería el secano por estas latitudes.







Por, Andrés Gillmore
Estudió sociología
Empresario turístico
Consultor de proyectos de desarrollo

Chelenko Noticias
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.