El ejemplo de Nelly Díaz a los voceros del movimiento social de Aysén - Columna de Andrés Gillmore

Nadie ha podido quedar indiferente al paro de 39 días llevado a cabo por el Registro Civil, que por el fin el viernes recién pasado llegó a su término. Si analizamos bien el tema, lo sucedido fue más que nada por una promesa incumplida de un bono que no llegó, por parte del entonces Ministro de Justicia al inicio del periodo del gobierno de la Nueva Mayoría por José Antonio Gómez, que en la actualidad desempeña funciones en la cartera de defensa. Es indudable que mucha gente vivió las penas del infierno al no poder renovar la cédula de identidad, pasaportes y todos los demases, importantes para el ciudadano común, en un país donde literalmente no se puede funcionar sin cédula de identidad y certificado de antecedentes.

Es indudable que el gobierno no tuvo la capacidad de adelantarse a los hechos y como siempre sucede, reaccionó tarde, o simplemente espero que los hechos se concretarán con la solapada esperanza que por arte de magia se solucionara solo el problema, en vez de haber llegado al mismo acuerdo del viernes pasado a los pocos días y haberse ahorrado todo el sufrimiento. La ministra de Justicia, Javiera Blanco (DC), demostró que a pesar de representar un gobierno de corte socialista y que en teoría representa al ciudadano medio por sobre todas las cosas y que esta haciendo una reforma laboral, parecía un miembro más de la UDI al enfrentar el tema y solo luego de casi tres semanas de no haber enfrentado el problema, decidió ir por la solución pero de una manera tan poco adecuada, tan falto de respeto por el prójimo y carente totalmente de todo sentido común, que en vez de avanzar retrocedió y complicó aún más la negociación con sus dichos; a sabiendas que en algún momento iba a tener que ceder para resolver el tema. 

De cuidado fue la actitud del ministro de Defensa José Antonio Gómez, quien durante todo el proceso guardó un silencio sepulcral, cuando él fue el gestor de la promesa incumplida y podría haber aclarado la situación rápidamente y como dice el refrán “el que calla otorga”.

El gobierno estratégicamente trató de desestabilizar el movimiento, distorsionando la postura de los empleados del Registro Civil. No hallaron mejor forma que echar a Nelly Díaz a los leones exponiendola a los usuarios públicamente y nos encontramos con un ejecutivo que no tuvo ninguna capacidad de reconocer su responsabilidad. Si alguien no respeto al usuario según mi opinión fue el mismo gobierno al ser autoridad y no enfrentar el problema como se debía y no reconocer la proyección de lo que se venía y no encontrar una solución rapida al problema, cayendo en el extremo de destituir a la directora Teresa Alanis, que había llegado por concurso de alta dirección pública, demostrando que lo que realmente quería el gobierno, era mandar un mensaje a los otros servicios públicos, ante la negociación pendiente que tienen con la ANEF.

Los medios en estos 39 días, demostraron una profunda altanería y se portaron mal con la señora Nelly, cuando ella solo cumplia con su deber de ejercer la representación de todos sus colegas ante una problemática interna. Se usaron adjetivos poco decorosos sobre su forma personal y su físico en todo sentido, que demostraron lo racistas que somos. 

Si la señora Nelly fuese una mujer, sexy, bonita, de ojos verdes, pelo lacio y en lo posible castaño claro, seguro que los medios y el mismo gobierno la hubieran tratado condescendientemente y con mucho más respeto por su persona y lo que representaba. Hasta la misma ciudadanía hubiese visto con otros ojos su actuar, tal como sucedió con la hoy diputada Camila Vallejos, que indudablemente si hubiese una chilena poco agraciada, no hubiese llegado al Congreso, a pesar de ser una mujer inteligente y capaz y no hubiese tenido la ayuda de los medios.

En todo este mes que nos tocó verla entrar en batalla por su gente, la señora Nelly nunca trastabilló y nunca deje de pensar al verla en acción, que otra suerte habríamos tenido si el Movimiento Social por Aysén: TU PROBLEMA ES MI PROBLEMA, hubiésemos contado en la mesa que negoció con el gobierno en ese entonces, con un vocero con el sentido común y la claridad como el que tuvo la señora Nelly a la hora de defender su gente. Es indudable que nuestros voceros muy especialmente Iván Fuentes a pesar de haber tenido un “lindo discurso” casi mesiánico con ínfulas bíblicas, se vendieron a los intereses creados y nos traicionaron. 

En ningun momento la señora Nelly cedió ante los embates que sufrió, siempre se mantuvo una vocera cabal, nunca tuvo la desfachatez de tomar decisiones en forma personal y tuvo la capacidad intelectual de resistir la descalificación diaria y no olvidar su objetivo final, manteniéndose firme ante el asedio de los cientos que hacían filas que la culpaban de todos sus problemas y le gritaban cosas en la calle.

El gobierno desde los inicios manipuló la intención y en eso la ministra de justicia se encontró siempre con una señora Nelly clara en sus objetivos, de los formatos y el respeto que merecía su vocería, aunque muchas veces no la respetaron, entendiendo que ante todo representaba a sus colegas y nada más, que no quería caerle bien a nadie, ser simpática con los medios y puso en entredicho al mismo gobierno con un discurso sin ambigüedades y dejando en claro que no quería dividendos políticos personales, diferente en todo sentido de los voceros de Aysén. Es indudable que deben haber habido indicios de intervención interna para desbaratar el movimiento y muchos dispuestos a traicionarlo para ganar dividendos personales y congraciarse con las autoridades de gobierno, como fue lo que nos sucedió en Aysén.

Si hubiésemos tenido durante el Movimiento Social un vocero que hubiese actuado con la honestidad de la señora Nelly, es indudable que la historia hubiese sido otra y el gobierno de ese entonces (Sebastián piñera) hubiera entendido con claridad, lo que representaban los fundamentos de Aysén, donde estaban las lealtades y que todo pasaba por las bases ante cualquier decisión que se tomara y no se hubiesen vendido tan chabacanamente al gobierno poniendo por encima de Aysén los intereses personales.







Por, Andrés Gillmore
Estudió sociología
Empresario turístico
Consultor de proyectos de desarrollo

El Chelenko
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.