El dualismo que impide el balance de la comuna de Chile Chico - Por Andrés Gillmore

Es por demás sabido que la comuna de Chile-Chico es una de las comunas con mayor proyección de desarrollo de toda la región de Aysén y es innegable, que ha tenido grandes avances en los últimos años en lo que refiere a infraestructura. En la comuna se concentra un buen porcentaje de la actividad turística de la región y cuenta en la actualidad con una importante inversión privada orientada al turismo de intereses especiales, proyectando a la comuna ante los desafíos de base que impone la búsqueda del desarrollo comunal y que este sea para todos y no solo para algunos. Por ende la preservación ambiental debe ser uno de los grandes objetivos de la comuna para sustentar su desarrollo y cumplir con la función administrativa territorial, permitiendo que todas las localidades que forman parte de la comuna sean partícipes y tengan la posibilidad de mejorar su calidad de vida, accediendo a toda la gama de actividades que posibilita la comuna, con todas las ventajas comparativas que eso presupone. 

Bajo este sustento, no es posible bajo ningún fundamento, que se desarrolle una superposición entre las localidades del interior ante la capital comunal, entendiendo que el plus ambiental, concentra la denominación de origen que toda actividad productiva debe tener en Chile Chico y que debe estar en todas sus áreas de desarrollo: Minera, forestal, agrícola, ganadera y turistica. Actividades que por lo demás forman parte del gran todo comunal, que deben relacionarse con armonía y con un solo objetivo; hacer de Chile Chico una comuna amable, con respeto hacia el medio ambiente y sus comunidades y que por sobre todas las cosas sea integradora en todo sentido y en igualdad de condiciones entre la capital y el interior.

La planeación estratégica de una comuna con las características de Chile Chico, debe ser esencialmente participativa, fortaleciendo la ayuda mutua entre la capital comunal y el interior, con un enfoque sustentable y con una planeación comunitaria, donde el patrimonio natural y cultural sea respetado por sobre todas las cosas, por medio de una planificación de desarrollo participativa de todos los agentes involucrados y con el compromiso, de crear las condiciones para un desarrollo social, productivo y económico integral para toda la comuna.

La participación de la comunidad en la planeación de las estrategias locales, debe saber considerar la culturalidad y las diferentes particularidades que cada localidad posee, para fomentar una integración en todas las fases del proceso de desarrollo comunal, desde el establecimiento de los objetivos, hasta la implementación de estrategias y su posterior evaluación. Esto quiere decir, que la comunidad en general debe tener la capacidad de participar de la planeación y de las decisiones locales en conjunto con el municipio, para que el plan estratégico de desarrollo comunal, perdure en la comunidad, sean beneficioso y sobre todo representativo de las verdaderas necesidades. 

El plan estratégico Comunal, no puede ser desarrollado como la imposición de una determinada administración o de unas cuantas personas que deciden qué es lo mejor para la comuna; una planificación certera y proactiva debe tener la capacidad de representar la forma de la comunidad en específico que se esta interviniendo, con una planeación participativa, que logre un impacto social positivo y que realmente llene una necesidad, haciendo un uso eficiente de los recursos disponibles y fomentando la autogestión por sobre todas las cosas en el proceso decisorio en cada localidad; creando equipos de trabajo propios y representativos en cada localidad. 

A nivel general si analizamos la realidad comunal de Chile-Chico, detectamos en la actualidad un claro dualismo estructural en cómo se esta administrando el municipio, haciendo que dentro de la comuna existen dos realidades y dos procesos decisorios paralelos, entre la capital comunal y las localidades del interior: Fachinal,Villa Mallin Grande, Puerto Guadal, Puerto Bertrand y Valle del león. 

Dualismo que es preciso resolver con urgencia y balancearlo de forma comparativa con las necesidades reales, si queremos que la comuna se proyecte hacia un desarrollo transversal. Como un ejemplo del dualismo a la hora de decidir, esta el tema del mal funcionamiento de la planta de aguas servidas de Puerto guadal, operando hace casi dos años de forma irregular, contaminando con sus aguas servidas el lago Carrera y creando grandes inconvenientes para la comunidad y la imagen de la localidad en plena temporada turística. 

En estos dos años en que ha operado mal la planta de tratamiento, el Municipio no tuvo la intención de enfrentar el problema y resolverlo como era su deber, cerrando los ojos ante esta realidad; si no hubiese sido por un grupo de vecinos de Guadal, liderados por Denisse Bravo, que tuvieron la audacia de enfrentar al municipio, denunciando la problemática ante la seremi de salud, en la actualidad no se tendría ninguna solución en perspectiva. En la actualidad todos han entendido la problemática, pero los que deberían haber trabajado para que eso no sucediese se mantuvieron callados y luego se subieron al carro de la victoria que tiraba Denise Bravo.

En la actualidad las organizaciones sociales no son escuchadas por el municipio y tienen falta de una estructura de trabajo que les permita relacionarse con el municipio y con los mismos vecinos, más que nada, porque las organizaciones no tienen el asesoramiento para ir en busca de ese objetivo y muchas veces no son escuchados por el municipio, atentando contra las localidades del interior de la comuna, afectando la representación y la proyección de desarrollo de las localidades, contribuyendo con el aislamiento del interior, perdiendo el acceso a una comunicación real con el municipio y con las organizaciones sociales de la misma comuna, desarrollando una exclusión que en nada le favorece al municipio. 

Indudablemente bajo el punto de vista del municipio, esta realidad es provechosa y conveniente, más fácil de administrar la comuna, con organizaciones sin representatividad, aligerandoles el trabajo, al no tener que consultar resoluciones y planificaciones de desarrollo con las organizaciones locales; pero afectando enormemente el desarrollo y la proyección de futuro de las localidades; entendiendo, que el tema estructural de inclusión en el proceso decisorio es vital para desarrollar la comuna como corresponde y la oportunidad de trabajar codo a codo con el municipio.

Es relevante para el proceso de desarrollo de la comuna, tener la capacidad de proyectar el quehacer de sus actividades productivas y de servicio, bajo una mirada metodológica con características propias y inclusivas en las localidades en común con el municipio y se distinga como marca de origen en el plus de desarrollo, como un certificado de garantía y calidad, en los diferentes procesos productivos y de servicios, respetando la individualidad local, unido a un todo corporativo comunal que representa el municipio, ante las diferentes identidades locales y sus diferentes formas de hacer. 


La fortaleza comunal en Aysén, debe basarse en la inclusión de las localidades al proceso decisorio y contar con concejales y organizaciones sociales que cumplan con su función de representación de buena manera, respetando las posiciones de cada localidad en el desarrollo comunal, considerando sus propias capacidades, asociadas al proceso del quehacer corporativo de la comuna de Chile-Chico como un todo.





Por, Andrés Gillmore
Estudió sociología
Empresario turístico
Consultor de proyectos de desarrollo

El Chelenko
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.