La increíble proyección de Chile Chico y lo que falta - Columna de Andrés Gillmore

Aysén es una región del tamaño de Bélgica y Holanda juntas y considerada como un territorio excepcional, ante su espléndida diversidad geográfica, territorial y su magnífica calidad escénica, ambiental. Si a todo esto le sumamos su sustentabilidad cultural y su forma de hacer, es indudable que Aysén es una de las regiones con mayor proyección de futuro sustentable de Chile.

Dentro de ese todo que representa Aysén, la comuna de Chile Chico al sur oeste de la región, se destaca inapelablemente, por ser un subterritorio de características especiales y únicas. De partida es la comuna de mayor extensión de Aysén, de una belleza escénica inigualable y con un clima excepcional, con un tramo espléndido de la Carretera Austral que se inicia en el km 1 al sur de Río Tranquilo, que colinda con Argentina en el sector de Chile Chico y termina 3 km al sur de Puerto Bertrand. Chile Chico tiene en su territorio grandes lagos y de excepcional belleza, como el General Carrera, Bertrand, Plomo y el lago de origen glaciar Leones; maravillosos ríos como el Baker, León, Maquis, Avilés y el Jeinimeni compartido con Argentina y como si esto fuera poco, la comuna cuenta con acceso a campos de hielo norte por el valle leonés, entrada directa al Parque Nacional Laguna San Rafael, ruta al monte San Valentín el más alto de la Patagonia chilena Argentina con sus 3904 mts snm, haciendo que la comuna como un todo se haya transformado en la capital por excelencia del turismo regional. Además cuenta con una diversidad productiva dadas sus características climáticas, que le permiten una proyección de desarrollo y un denominador de origen de una sustentabilidad muy especial.

Chile Chico es una comuna que tiene la capacidad de desarrollar un sin número de actividades productivas de alto perfil, como el turismo, agricultura, fruticultura, ganadería y minería, con una proyección de futuro sin igual y que además es frontera con Argentina (Los Antiguos), lo que le permite tener acceso a un corredor binacional de gran importancia económica y un gran mercado.

En lo que se refiere a turismo, es indudable que esta actividad se ha transformado en la piedra angular de su proyección de desarrollo; es la comuna con la mayor inversión privada de Aysén de los últimos 15 años y esta dentro de las cinco comunas con mayor proyección de Chile y parte del grupo de comunas que a nivel nacional más se ha desarrollado turísticamente en el último tiempo a nivel nacional y contando también con una proyección internacional de gran valía. 

La mayoría de los habitantes de la comuna en la actualidad, de una u otra manera con el pasar del tiempo, se han estado involucrando cada día más en los servicios turísticos y en todas las posibles áreas relacionadas con esta actividad. En los últimos años las localidades del interior de la comuna como Puerto Guadal, Puerto Bertrand, Villa Mallin Grande, Valle del León, Fachinal se han incorporado al turismo de una manera muy vital, con emprendimientos locales en todas las áreas de los servicios, como propietarios de cabañas, hospedajes, restaurantes, supermercados, guías turísticos y un sin de empresa afines, relacionadas con la construcción y mantenimiento, posibilitando una mejora sustancial de la calidad de vida, económica y cultural de las comunidades. Proceso fundamental para el desarrollo comunal y de su proyección territorial, que luego de algunas décadas de incertidumbre en los años 90 hasta mediados del 2000, cuando se entendió finalmente la potencialidad turística de la comuna de Chile Chico y la sustentabilidad que podría lograrse dada su potencialidad.

En lo que a ganadería se refiere, perfectamente con un buen plan de desarrollo, podría desarrollarse una mejor proyección que la actual, si se trabajara por crear un buen cluster ganadero, que contará con la capacidad de proyectarse en el tiempo y producir animales para consumo de calidad (ovinos y bovinos) no en términos de cantidad y si de calidad. No olvidemos que hasta mediados de la década de los 90, la comuna tenía un importante desarrollo ganadero y una inmejorable proyección en este histórico rubro. Los pobladores en ese entonces, tenian una buena calidad de vida bajo este sustento, desarrollado especialmente en la ovejería y la producción de lana, que lamentablemente se perdió, al asociarse Chile al Mercosur y descontinuarse a nivel nacional los poderes compradores de lana, ante el quiebre de la industria textil chilena de ese entonces. Pero es indudable que la proyección esta y perfectamente podría crearse una estrategia de desarrollo, que trabajara de menor a mayor con los pobladores que quisiesen reinsertarse y producir lana de calidad, para posteriormente entregarle un valor agregado. 

Chile Chico posee un clima con características mediterráneas muy especiales, con inviernos y veranos con pocas precipitaciones y temperaturas amenas para una comuna que esta al sur de Aysén, por encontrarse a orillas del lago General Carrera que actúa como regulador climático. Por esta característica tan propia de la comuna, su proyección agrícola y frutal es sin igual y ya lo demuestra el desarrollo de las cerezas; que en el último tiempo ha ganado reconocimiento a nivel internacional.

El tema minero que se desarrolla en el sector de Fachinal, aunque tengo profundos reparos de como esta operando en la actualidad, más que nada por la falta de una fiscalización efectiva, que entregue las garantías suficientes que no se esta atentando contra el ambiente; es indudable que es una actividad importante y de gran proyección para la comuna por lo que significa como contratación de mano de obra, pero es indudable que debe desarrollarse con protocolos ambientales que estén de acuerdo con el perfil comunal, sin pasar por encima de otras actividades que se merecen respeto y consideración y sobre todo operar respetando el medio ambiente, que es la característica principal de la comuna.

Uno de los mayores problemas que tenemos en la comuna y que ha estado vigente desde siempre y lo digo con conocimiento de causa, ya que he vivido en la comuna por 27 años y pasado por cargos de Presidente de Juntas de vecinos rurales y de localidades, es el dualismo estructural que existe entre la capital y el interior; de cómo se administra el municipio como un todo, haciendo que se tomen decisiones, sobre todo en lo que se relaciona con planes de desarrollo, inversión e infraestructura y proyección social de una manera unilateral sin consultar el interior. Las localidades del interior nunca han sabido a ciencia cierta, cual es el porcentaje con que se cuenta para invertir, aplicandose criterios de decisión, que muchas veces están desbalanceados y faltos de proyección ante los verdaderos intereses locales. Si cada localidad supiese lo que anualmente dispondrá para invertir y pudiese decidir en qué invertir y cómo, sería más fácil dictaminar los protocolos de decisión y de ejecución, que decidan en donde deben hacerse las inversiones.

Otro tema fundamental y esto podría aplicarse a nivel regional; es que raramente las decisiones de donde se invierte pasa por una decisión local; las decisiones siempre están dominadas y supeditadas por un criterio centralista y ese criterio muchas veces no representa cabalmente los intereses de las localidades y de las organizaciones sociales y no responden a las verdaderas necesidades de las localidades en el más amplio sentido y eso hace que muchas veces no se atiendan las verdaderas necesidades.

Por mucho que uno analice el tema comunal, aunque es reconocible que mucho se ha realizado en las últimas décadas en infraestructura en la comuna en el balance final, por medio de los fondos de desarrollo regionales (FNDR), esta más que claro que falta un Plan de Desarrollo de la Comuna, que este orientado al mundo social local, que detecte las necesidades desde las mismas organizaciones locales.

Se hace más urgente que nunca, desarrollar y aplicar Planes de Desarrollo, que entreguen normativas, objetivos, protocolos de trabajo, que tengan la capacidad de dar a entender la perspectiva local, por medio de organizaciones sociales que representen las comunidades de buena manera, implementando -Consejos Locales Activos- y considerados como corresponde en la capital comunal, permitiendo que las organizaciones sean participativas y preocupadas de su propio futuro, con grados importantes de injerencia. Bajo este supuesto, es indudable que podríamos tener localidades mucho más activas que en la actualidad, en sus procesos de desarrollo, creando a su vez las condiciones que sean necesarias, para que las localidades sean más organizadas y por sobre todas las cosas, en instancias de debate y propuestas de sus propios intereses,con capacidades ejecutorias y sobre todo guiadas bajo los intereses locales, con la capacidad de decidir, planificar y sustentar el futuro de acuerdo con su propia realidad y visión de desarrollo; que a fin de cuentas es el problema de siempre en la comuna, “la falta de representatividad y debate de los verdaderos intereses comunales desde las mismas localidades”.






Por, Andrés Gillmore
Estudió sociología
Empresario turístico
Consultor de proyectos de desarrollo

El Chelenko
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.