El movimiento social de Aysén y su relación con la ley de pesca - Por Andrés Gillmore

Cuando uno ama por sobre todas las cosas Aysén, se preocupa por su desarrollo y de una manera u otra ha trabajado por los ideales regionales por casi 30 años desde el mundo rural, se hace imposible no reflexionar a conciencia sobre lo ocurrido con el Movimiento Social por Aysén TU PROBLEMA ES MI PROBLEMA cuando llega el mes de febrero y se cumple un aniversario más, trayéndonos el recuerdo de ese episodio histórico, importante no solo para la región como para Chile como un todo, ante la gran oportunidad que se tuvo de haber cambiado la realidad regional y como los intereses creados manipularon la intención, hasta hacer desaparecer parte importante de esos objetivos hasta dejarnos vacíos, cansados y sin ánimo alguno de emprender nuevamente la tarea y lo que es peor, haciéndonos seguir bajo el yugo de los mismos intereses creados que anularon la intención. 

A pesar de todo lo sucedido y del tiempo pasado, aún como región no hemos sabido enfrentar lo que sucedió verdaderamente, que todavía esa realidad esta envuelta en una gran nebulosa, por los mismos intereses creados que obstruyeron su camino. Siempre ha sido difícil enfrentar la verdad, cuando esa verdad da cuenta de una traición por quién creímos y por la que nos jugamos la vida con tanta fuerza y devoción. Pero si no tenemos la capacidad de develarla y enfrentarla sin miedo a lo que encontraremos, no podremos aprender de lo ocurrido y enfrentar el futuro como corresponde. Sobre todo, si muchos de esos oportunistas continúan deambulando como si nada hubiese sucedido, apostando a que la verdad quedará oculta y que pasarán incólumes ante una ciudadanía que por una serie de factores psicologicos y sociologicos, no se han atrevido a enfrentar esa verdad. 

Pocos saben que la movilización estaba planificada para el mes de abril y no para febrero como finalmente sucedió; se habían adelantado algunas conversaciones entendiendo que abril era sin duda alguna el mejor mes y no en pleno verano para entablar las demandas y no en plena temporada turística y ganadera. Todo tenía como eje central, los intereses de los pescadores artesanales por ir en contra la Ley de Pesca, que ya en ese entonces se tenía claridad, que la ley destruiría la proyección de los pescadores artesanales de la región y destruiría la base social de sustentación del litoral de Aysén en todas sus formas. Se adelantó el proceso por un altercado ocurrido en un punto de prensa realizado en la plaza de Armas de Coyhaique, entre los voceros de los pescadores artesanales Misael Ruiz (RN) y Iván Fuentes, con el subsecretario de Pesca de ese entonces, Pablo Galilea, (candidato en la actualidad de RN a la alcaldía de Coyhaique) que trató a los pescadores artesanales con tono autoritario por ir en contra de la ley de Pesca, hecho que colmó la paciencia de los voceros. 

Los voceros Ruiz y Fuentes, ante la inminencia de la aprobación de la Ley de Pesca por el gobierno de la Alianza por Chile, azuzados por el incidente de la plaza de Coyhaique, deciden iniciar la movilización lo más rápidamente posible, haciendo un comunicado público con otras organizaciones que se hicieron parte del movimiento: ANEF, CUT y el Movimiento Ciudadano Patagonia Unida (agrupación de organizaciones ciudadanas sociales de norte a sur de Aysén) haciendo que la movilización fuese de nivel regional; pero indudablemente que el objetivo primordial era defender los intereses de los pescadores artesanales. 

Patagonia Sin represas no fue parte del movimiento como muchos dijeron en ese entonces, más que nada por una decisión de parte de la misma organización en Aysén, para no importunar el movimiento, a sabiendas que crearía un serio obstáculo en las negociaciones, ante la aversión del gobierno nacional y regional ante esta organización por el tema HidroAysén. El movimiento fue desarrollándose a favor de los intereses de Aysén y el gobierno se complicó con la movilización, ante el gran respaldo dentro y fuera de Aysén, que incluso se extrapolo internacionalmente y fue mostrado como un ejemplo de solidaridad social ante el mundo.

Lo que comenzó como una simple movilización de una región extrema por sus derechos a una mejor calidad de vida, se transformó con el decorrer de los días, en un gran movimiento con consecuencias insospechadas. El esfuerzo fue extremo en la calle donde muchos con gran valentía y arrojo se enfrentaron a las Fuerzas Especiales y las negociaciones se llevaban con la misma valentía y con la frente en alto como nunca antes, que por momentos la esperanza se hizo cierta de lograr un cambio tangible para la región y no se si sera mucho decir, pero muchos tuvimos un inmenso orgullo por Aysén y su gente en esos días. 

Todo se complicó cuando la Mesa decide ir a negociar a la Moneda, sin consultar las bases como mandaba el protocolo, cuando el sentido común decía a gritos que lo mejor era seguir negociando en Aysén, sin dar el brazo a torcer al gobierno saliendo de la región. Pero lo que en ese entonces no sabíamos y ni siquiera sospechábamos, era que los senadores Antonio Horvath de RN por esos años y Pdte de la comisión de Pesca del Senado y Patricio Walker (DC), aunque asesoraban el movimiento y no se despegaban ni un solo instante de la mesa negociadora, no tenían los mismos objetivos; principalmente en lo que se refiere a la ley de pesca, que era atentatorio contra los intereses de los industriales pesqueros que los senadores representaban, de una realidad que no sabíamos en esos años. Luego todo quedó demostrado fehacientemente, cuando ambos senadores votaron a favor de la condenada ley de pesca y se hicieron públicos los depósitos realizados por los industriales pesqueros por medio de los aportes reservados, que daban cuenta de varias decenas de millones depositados en las cuentas de los senadores.

La idea que la Mesa viajará a la Moneda en Santiago, fue propuesto por el senador Horvath, con la urgencia estratégica que la intención tenía que ser decidida al instante y viajar al día siguiente, porque según el senador Horvath, no había tiempo que perder. De los pasajes y la estadía el senador Horvath se encargó. Lo importante era sacar a la mesa de Aysén y trasladarla a la Moneda lo más rápidamente posible, solucionar lo más rápido posible el tema de la ley de pesca y conseguir de alguna manera que los voceros que apoyaran la iniciativa de ley. En todo el tiempo que había durado la negociación, el gobierno estratégicamente le había bajado el perfil al tema de la ley de pesca, haciendo desaparecer el tema en el enjambre de las otras demandas, que eran importantes; pero nunca de la trascendencia de lo que significaba la ley de pesca para el gobierno de Piñera y los intereses creados que significaban para la proyección del gobierno de la Alianza por Chile a futuro; para que Pablo Longueira, en ese entonces Ministro de Economía, (padre putativo de la ley), pudiese por medio de la aprobación de la ley, obtener la financiación que necesitaba por parte de los industriales pesqueros para llevar adelante la campaña para ser Pdte de Chile en la próxima elección y ser la continuación del gobierno de la Alianza por Chile.

La mesa social estuvo intervenida desde los inicios por los intereses de HidroAysén y de los industriales pesqueros y de la DC Aysén. Sandra Planzer represento esos intereses, que explican su presencia en la mesa, ya que al no representar a ninguna organización social como era el requisito para ser parte no debería haber sido parte. Planzer fue parte de la mesa por pedido expreso de Misael Ruiz (RN), como él mismo me lo dijo en una reunión en Puerto Aysén cuando se lo pregunté directamente. 

Apenas la mesa decidió aceptar la propuesta bajo la presión del senador y despegaron esa mañana de Balmaceda con rumbo hacia Santiago a reunirse con el gobierno; los pescadores artesanales en Puerto Aysén representados por Henry Angulo, se retiran del Movimiento Social, al no estar de acuerdo con el viaje y cambiar el escenario de la negociación y porque no se los había consultado como correspondía.. 

Lo que se supo después, fue que todo fue parte de una estrategia consolidada por los senadores Patricio Walker y Antonio Horvath, en común acuerdo con el ministro del interior de ese entonces, Rodrigo Hinzpeter. Que aprovechándose de la ausencia del Pdte Sebastián Piñera, en viaje a la República de Vietnam, coordinaron con la urgencia que ameritaba la situación, la llegada de la mesa a la Moneda y poner en movimiento la estrategia para desarticular los intereses de la mesa y de alguna manera hacer recapacitar a los voceros Misael Ruiz y Iván Fuentes para que se unieran al objetivo de aprobar la ley. 

Misael Ruiz no era un gran problema para la Moneda, era (es) miembro de RN, partido del senador Horvath en ese entonces, cubierto por decir a lo menos con el don de mando que el mismo senador ejercía sobre el. El tema era como lo hacían con Iván Fuentes dado su perfil socialista. La solución llegó desde el senador Patricio Walker (DC) que le ofreció a Fuentes la candidatura a diputado por la DC en Aysén, a condición que se hiciera parte y apoyara la ley de pesca; que en caso de aceptar impondría su nombre y daría la orden de votar por él en las primarias y posteriormente en la parlamentarias, por mucho que los honorables camaradas no estuviesen de acuerdo con la decisión del senador. Estaba claro que donde manda capitán, no manda marinero. Un pago más que suficiente que Iván Fuentes aceptó encantado; más un sueldo mensual para gastos mientras llegaba la elección y 56 millones de pesos para el financiamiento de la campaña, otorgados por los industriales pesqueros, que entrarian a su cuenta bancaria por medio de los aportes reservados y se soluciono el tema y el Movimiento Social por Aysén literalmente se terminó ese día.

Luego la mesa volvió a la región y los recibimos ignorantes de todo en las calles de Coyhaique y Puerto Aysén como héroes y nunca más supimos de Ruiz y Fuentes. El plan estaba en ejecución. De un día para el otro eran inubicables y no contestaban el celular. A Fuentes por su don de la palabra, le organizaron agendas para que realizara charlas en el norte del país sobre temas afines, para transformarlo en líder de opinión a nivel nacional y un digno representante de los intereses de Aysén en acuerdo con el gobierno de la Alianza por Chile y consolidar la postura a favor de la ley de Pesca y hacer que los pescadores artesanales de Chile, depusieran antes de su inicio posibles movimientos y futuras toma de caminos; objetivo que fue plenamente logrado y hasta el día de hoy Fuentes cosecha fuera de Aysén lo que le fue sembrado en ese entonces. 

Cuando estaban en la región Fuentes y Ruiz entre charla y charla, partían raudamente con el subsecretario de pesca Galilea, (ahora muy amigos), al litoral, a entregar motores fuera de borda y embarcaciones de fibra de vidrio (pangas) a los dirigentes para que apoyaran la ley y qué Fuentes con su discurso pintoresco, convenciera a los pescadores de las bondades de la Ley, con el mensaje que ya no había que preocuparse, que estaban entre amigos y lo pasado pasado está.

Es indudable que el Chile del Movimiento Social no existe en la actualidad, todo ha cambiado y hoy sabemos realmente cómo funcionan los intereses creados. Pero en ese entonces no conocíamos esa realidad y nos pilló totalmente desprevenidos. Pero eso no significa que debemos seguir permitiendo que nos vuelvan a encandilar. Es hora que entendamos lo que sucedió, sin ponerle ni sacarle, ante un pasado que nos marcó y que lamentablemente no podemos modificar; pero lo que sí podemos, es no permitir nunca más que los mismos de siempre vuelvan a salirse con la suya y sigan como si nada, postulando a cargos de representación pública. Solo de esa forma podremos hacer de Aysén una región para todos y no solo para algunos, lograr la tan ansiada sustentabilidad, que por lo demás nos la merecemos, realidad que está fuera de cuestión.







Por, Andrés Gillmore
Estudió sociología
Empresario turístico
Consultor de proyectos de desarrollo
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.