La importancia de la defensa ambiental de Aysén - Por Andrés Gillmore

La semana pasada se constituyó la Corporación para el desarrollo del Turismo Sustentable del lago General Carrera (Chelenko), iniciativa llevada a cabo por emprendedores turísticos de los Municipios de Ibáñez y Chile Chico, con el objetivo de desarrollar una forma de hacer turismo respetando el medioambiente, ser sustentables y con proyección de futuro. El segundo gran objetivo es concretar en forma definitiva para la cuenca del lago General Carrera una ZOIT (Zona de Interés Turístico); ZOIT que por lo demás ya se había concretado en el 2004 y era el gran orgullo de la Corporación Costa Carrera que luchó por años por ese objetivo. Lamentablemente los manejos políticos durante el gobierno de Sebastián Piñera, la ZOIT del lago Carrera fue revocada entre gallos y medianoche y Sernatur Aysén de ese entonces no informó con el debido plazo que exige la ley para haber puesto al día la ZOIT y no público la intención de la revocación como la ley obliga en un diario de la plaza; solo para favorecer a HidroAysén, que en ese entonces veía la ZOIT del lago General Carrera, como un serio adversario para concretar sus intenciones.

La constitución de esta corporación para el desarrollo sustentable de la actividad turística, para crear conciencia entre los emprendedores y empresarios de la cuenca del Carrera, es una excelente noticia para la región bajo todos los aspectos; demuestra de una u otra manera, que se debe lograr la defensa de la sustentación del desarrollo de Aysén, donde la sustentabilidad del medioambiente regional es parte fundamental del proceso.

Si algo positivo podemos rescatar de las diversas batallas medioambientales que se han dado en los últimos tiempos en la región (desde 1992 con el proyecto Alumysa a la fecha), es que se ha podido demostrar en forma práctica, que una gran cantidad de proyectos de desarrollo minero, energético y acuícola fueron manipulados para ser aprobados y no contaban con estudios ambientales serios y profesionales y que el actual formato de la ley medio ambiental, (que permite que las mismas empresas realicen sus propios Estudios de Impacto Ambientales (EIA) y no se cuente con la posibilidad de realizar auditorías externas) es un formato deficiente, desbalanceado y orientado solamente para favorecer a las transnacionales de estos rubros, para que puedan hacer en Chile lo que no pueden hacer en sus países de origen y sacar sustanciosas ganancias, para seguir operando en sus países.

En la actualidad la conciencia colectiva regional ha sufrido un gran cambio y creo entender que por primera vez la ciudadanía se esta empezando a dar cuenta, que aunque se viva en un paraíso terrenal llamado Aysén, igual estamos sujetos al cambio climático producido por el calentamiento global y si la autoridad continua permitiendo los malos manejos ambientales en los proyectos de desarrollo sea este cual fuese, incluido el turismo, poco futuro tiene la región. 

La contaminación de Coyhaique acentuada por la gran sequía y la presión alta del valle; la destrucción de los fiordos por parte de los empresarios acuícolas; los malos manejos ambientales mineros en Mañihuales y Chile Chico y que estamos inmersos en una sequía de grandes proporciones en toda la región y una de las más profundas de los últimos 50 años, producida por el calentamiento global y el cambio climático, con un déficit regional de aguas lluvia del 80 % pocas veces vivido, ha puesto sobre la mesa la evidencia del precario momento que estamos viviendo por el mal manejo ambiental del país y de la región, ante la escasa fiscalización de proyectos mineros, energéticos y acuícolas, que pudieron concretarse por medio de la manipulación de los EIA, al pasar por alto la proyección de las comunidades bajo el triste lema “ si dan trabajo, no importa que destruyan la región” 

Lamentablemente Aysén bajo estas circunstancias corre el serio riesgo de ser destruida ambientalmente en los próximos 20 años, si no tomamos los recaudos ante esta realidad y se continúa dejando que las transnacionales mineras, energéticas y acuícolas, intervengan el territorio regional y el mar interior de Aysén de tan mala manera. La marea roja que afecta en la actualidad el archipiélago de Chiloé, la región de Los Lagos y parte de Los Ríos, también se encuentra en el litoral Aysenino y de esto poco y nada han informado las autoridades regionales, que han mantenido la información en las bodegas de la Intendencia, de ahí la importancia de ejercer la defensa ambiental y territorial de la región como un todo, para preservar el territorio y defender el desarrollo con proyección y sustentabilidad de futuro. 

Aysén posee la segunda reserva de agua dulce del planeta,-Campos de Hielo Norte y el Lago General Carrera y sus poderoso afluentes y muy especialmente el río Baker- además contamos con una gran cantidad de ventisqueros y glaciares que debemos proteger a toda costa, porque en ellos se fundamenta la vida de nuestros ríos y lagos y es el sustento territorial de la región y de las comunidades que dependen de ellos, proyectándonos culturalmente, económicamente y comercialmente, en actividades turísticas, ganaderas y agrícolas. 

Lamentablemente el actual gobierno a pesar de las promesas de campaña, donde se comprometió a no intervenir los ríos de Aysén con mega proyectos de generación energética, sumándose a la campaña de Patagonia Sin Represas, que entre otras cosas le produjo importantes dividendos políticos y la concreción de miles de votos que antes no tenia, ha optado por cambiarse al bando de las transnacionales. Subrayado claramente por la Pdta Bachelet en la última visita realizada la semana pasada a la región, donde en una entrevista realizada en Radio Santa María de Coyhaique, dejó entrever que Aysén debe resignarse a la idea que sus ríos serán intervenidos por mega represas por el bien del país. 

Al parecer nuestra querida Pdta no sabe, que es un hecho de la causa y todos sabemos, que la energía que generarían nuestros ríos en caso de concretarse la intención, no es para el “país” como dice el gobierno de la NM y esta destinada a proyectos mineros privados del norte grande y para exportar a Argentina. Ni un mega watt esta destinado para uso regional. Confirmando la intención del ministro de energía Máximo Pacheco Matte, que juega con la fe pública de la región, desrespetando la base de proyección de desarrollo regional, con un sustento mentiroso pero lucrativo para los grupos económicos que representa en el gobierno, ante un Aysén totalmente desprotegido ante el centralismo de siempre y que solo tiene como herramienta de sustentación, la calidad escénica y ambiental de su territorio.

Además como si lo arriba mencionado no fuese suficiente, debemos sumarle que el gobierno ha desarrollado una ley de Glaciares que afecta profundamente Aysén y es lo que podríamos decir una LEY IDEOLÓGICAMENTE FALSA, al proteger lo que esta protegido, abarcando solamente los glaciares de Parques y Reservas Nacionales; que bajo el tratado de Washington de 1961 (Chile es parte y fundador) estos glaciares están protegidos desde ese entonces, de ahí el porqué la ley sea considerada ideológicamente falsa, al no proteger a todos los glaciares por igual, dejando fuera a los que no están en Parques y Reservas Nacionales y eso por decir a lo menos es muy preocupante para Aysén, al dejar una gran cantidad de ellos a merced de las transnacionales mineras. 

En Aysén de norte a sur, de cordillera a mar, tenemos una importante cantidad de glaciares que no son parte de Parques y Reservas Nacionales. Si sumamos que un grupo importante de mineras internacionales y especializadas en oro, están viendo la factibilidad de instalarse en la región y que muchas de ellas han solicitado hasta la fecha una cantidad importante de derechos mineros y han cancelado importantes sumas de dinero para reservar esos derechos en nuestro subsuelo, para quedar a la expectativa de lo que suceda con la ley. No hay que ser muy inteligente para entender que la ley de glaciares que ha promovido el gobierno y bajo el amparo de todos los parlamentarios de Aysén, esta hecha expresamente para permitir la intervención de los glaciares con proyectos mineros en la región.

El medio ambiente y los recursos naturales, son ante todo un bien social, que pertenece a todos por igual y debe ser protegido del mal uso. Su preservación está directamente relacionado con la proyección del país, de las regiones y la calidad de vidas de los ciudadanos. De acuerdo a cómo nos relacionamos con él medioambiente, determinamos la proyección de nuestros emprendimientos de vida: sociales, comerciales, culturales y históricos. Desde esta perspectiva regional de desarrollo, los procesos de producción deben ser parte de un solo quehacer que debemos conceptuar, reglamentar y protocolizar con un formato armónico y sustentable y de esa manera proyectarnos.






Por, Andrés Gillmore.
Empresario turístico
Estudió sociología
Consultor de proyectos de desarrollo
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.