Crecimiento económico como sustento de desarrollo - Por Andrés Gillmore

Todos los seres vivos dependen de su fisiología estructural y del tipo de ambiente en que viven para desarrollarse. Los factores físicos y biológicos se combinan para formar diferentes ambientes, influyendo en la vida de los seres vivos y relacionándolos con sus semejantes. Cuanto más aprendemos sobre sobre flora y fauna, más entendemos que las especies se adaptan para sobrevivir en circunstancias ambientales muy específicas en la interrelación que necesitan con el entorno. Lo mismo ocurre con el ser humano y sus organizaciones sociales que llamamos sociedad. Si no sabemos relacionarnos con el medio social y ambiental, estamos destinados al fracaso y al ostracismo económico, como reflejo condicionado de lo que hacemos.

En Chile desde hace tiempo que los conceptos económicos han sido manipulados por los economistas, desde los tiempos de la publicación de “La Revolución Silenciosa” de Joaquín Lavín, donde la teoría del crecimiento se utilizó para hacernos creer que era posible crear desarrollo sustentable por medio de la teoría del “chorreo”; ocultándonos que crecimiento no es lo mismo que desarrollo. En la actualidad y muy a pesar de todo, seguimos escuchando el mismo discurso sobre el crecimiento, olvidándose del desarrollo; lo que en si mismo es una alteración estructural de la realidad. 

Si no hubiese sido por el despertar ciudadano del año 2011, que desencadenó el fin del aletargamiento de la sociedad chilena desde 1989, en temas tan trascendentales como educación, salud, equidad, regionalización, matriz energética, distribución y equidad, seguiríamos en la ignorancia total y sin saber la diferencia entre crecimiento y desarrollo y los cambios estructurales que necesitamos para desarrollarnos sustentablemente.

Cuando me preguntan la diferencia entre crecimiento y desarrollo, parto diciendo que un adolescente primero crece, luego se desarrolla mentalmente y corporalmente. Lo mismo es aplicable a la economía de un país. El problema surge cuando la economía crece y deja de desarrollarse, demostrando con ese actuar un serio desbalance estructural y de muy largo alcance. Crecimiento sin desarrollo es sinónimo de una pésima distribución de costos y beneficios, jugando en contra de cualquier sociedad que no sepa reconocer la expiación de lo que eso significa para la gran mayoría.

El crecimiento económico es la suma de los bienes y servicios que produce un país, que son la suma de las exportaciones,ventas y activos. Su indicador es el PIB (Producto Interno Bruto) que es simplemente un indicador y no refleja una mejor distribución o el mejoramiento de la calidad de vida de la población en ninguna circunstancia. El desarrollo económico por otro lado, es la medida con que mejora el nivel de vida de la ciudadanía y sus indicadores son empleabilidad, mejoras en salud, educación, baja de los porcentajes de pobreza, el mejoramiento de la matriz energética, etc. Cuando un país crece, los que crecen son los empresarios. Cuando un país se desarrolla, la sociedad mejora en su calidad de vida, disminuye la iniquidad y se proyecta sustentablemente su visión de desarrollo, creando armonía productiva, social y ambiental.

Desarrollo para que sea real y de proyección, debe ser un proceso integral socio-económico y ambiental, que este constantemente expandiendo su potencial económico y el auto sustento, mejorando la calidad de todos los procesos de producción, combinando factores nuevos, transformando la base del desarrollo económico y traspasando socialmente los frutos del crecimiento, elevando sostenidamente el ingreso por habitante, mejorando las condiciones de vida y las formas del trabajo en la actividad económica y su forma organizativa.

El crecimiento económico determina el ritmo de evolución de las ganancias de las empresas. La definición de desarrollo es concerniente a la forma en cómo esos ingresos son administrados entre empresarios y trabajadores. El capital humano, natural y la organización social moldean el bienestar, como factor fundamental de la función productiva, determinando el cómo, el cuándo y la forma de hacer crecimiento económico, que se expande socialmente hacia el desarrollo. 

La medición del desarrollo se mide por el aumento porcentual del producto interno bruto (PIB) o del producto nacional bruto (PNB) de manera "extensiva" utilizando los recursos del capital físico, humano, natural, usando la misma cantidad de recursos, pero con una mayor eficiencia y en una mejor forma productiva. 

Cuando el crecimiento económico utiliza más mano de obra, sin generar valor agregado a los recursos naturales, no aumenta el ingreso por cápita y solo se crea más pobreza. Sólo cuando se logra el uso más productivo de los recursos naturales, por medio de una tecnología sustentable, incluida la mano de obra, es posible elevar el ingreso por habitante y el nivel de vida de la población. 

La Economía Ecológica es la rama sustentable de la economía, que esta muy por sobre la economía “convencional del extractivismo” que en la actualidad utilizamos en Chile, que es demasiado mecanicista, estática, atomista, considerando que los gustos y preferencias individuales son el centro del comportamiento que debe ejercer la fuerza dominante del desarrollo económico. La ecología “convencional” es por sobre todas las cosas evolutiva y se basa en selección natural y los recursos naturales se asumen como limitados y los seres humanos se considera como una especie entre otras; que a diferencia de la convencional, es por si misma dinámica, sistémica y evolutiva, permitiendo que las preferencias humanas se sustenten bajo la comprensión del entorno natural, la tecnología y la organización social, objetivando el nivel y la forma de las oportunidades, con las naturales limitaciones del proceso de desarrollo. Asumiendo que el hombre es responsable de sí mismo y su papel en el manejo sostenible debe ser responsable ante los ecosistemas y la economía que lo rige.






Por, Andrés Gillmore
Estudió sociología
Empresario turístico
Consultor de proyectos de desarrollo
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.