Por falta de fiscalización las salmoneras podrían provocar crisis en otras regiones

Los efectos del cambio climático y, en específico, las posibles causas de la marea roja que afecta a las costas de la Región de Los Lagos, y en particular a Chiloé, fueron los temas que se conocieron en la Comisión de Medio Ambiente del Senado. Expusieron autoridades, grupos de defensa del borde costero y organizaciones ambientalistas. Estos últimos denunciaron que la falta de fiscalización y de regulación, principalmente de la industria salmonera, ha llevado la situación a un grado de contaminación importante, y plantearon que se requiere urgentemente un uso y zonificación del borde costero basado en la normativa vigente. 

En relación a la marea roja, el senador independiente por Aysén, Antonio Horvath, explicó que “es un proceso que viene ya hace décadas extendiéndose desde Magallanes a Aysén, ahora a Chiloé, y va a continuar hacia el norte de nuestro país. En este sentido, no necesitamos más estudios de investigación, de modelamiento, como para prevenir esto, sino que hacer una correlación con el uso y abuso que se hace del borde costero y el mar. En este caso, acuicultura sin conocimiento de la capacidad de carga que tienen los ecosistemas, vertimientos, contaminación hacia el mar. Hay una relación profunda entre estas dos cosas”, dijo. 

El parlamentario agregó que “hemos detectado que en la Región de Los Lagos no se aplica la zonificación del borde costero que logramos imponer por ley y de manera vinculante, que obliga a armonizar las distintas actividades, sea turismo, sea conservación, sea la necesidad de los pueblos originarios, las áreas dedicadas a la acuicultura, de modo que esto se armonice en el tiempo”. 

El senador Horvath también dio cuenta de que “hemos detectado que en otras regiones, como en el Biobío, y particularmente en Cobquecura, están forzando a estas actividades sin tener estas instancias previas. Por lo tanto, es una buena instancia, a su vez, para exigir que las autoridades competentes en el área, Ministerio de Medio Ambiente, Subsecretaría de Pesca, lo que son los fiscalizadores como la Superintendencia del Medio Ambiente, la Armada de Chile, ejerzan sus competencias en plenitud”.

La directora de Fundación Terram, Flavia Liberona, indicó que “para nosotros es importante que la comisión pueda hacerse una visión general de lo que está pasando en Chile en relación a la marea roja, pero también a las actividades productivas que se instalan en el borde costero y que de alguna manera contribuyen a que estos florecimientos algales sean más violentos. Y también a la desregulación con que ha operado el sistema en todo el borde costero, particularmente en la Región de Los Lagos, en Chiloé, que ha permitido el crecimiento de una industria salmonera y una industria de chorito que, si bien dan empleo, terminan generando tal nivel de contaminación que esto termina afectando a la propia gente de la isla”.

Liberona agregó que en Chiloé, “si bien no hay un fenómeno que se pueda señalar como causa efecto del problema, hay una cantidad de hechos, de acumulación de malos manejos, que van aportando carga a los ecosistemas, que hace que la Región de Los Lagos sea muy afectada hoy por la marea roja y, por lo tanto, también hay una afectación de las fuentes laborales, del trabajo, y se genera una gran crisis socio ambiental”.

Cobquecura

Francisco Urrejola, vocero de “Todos somos Cobquecura”, movimiento que defiende el borde costero contra el abuso de las salmoneras, indicó que estas empresas “no tienen ninguna fiscalización ni autorregulación, prueba de ello es la contaminación que han dejado en el sur de Chile. Aquí se ha dejado de manifiesto que el Estado no tiene recursos para fiscalizar, y si no tiene recursos para ello, no puede hacerlo. Además, en una jaula de peces, ¿cómo establezco yo la carga que tiene de peces cuando no los puedo contar? Distinto es cuando yo voy y digo que en una jaula caben seis cerdos, voy y los cuento, y está cumpliendo la norma. Pero aquí es imposible. Y como no existe autorregulación, ellos exageran la cantidad de peces por jaula y son víctimas de todas estas enfermedades que se producen”.

El dirigente también remarcó otro dato: “En Chile se usa 10 veces más antibióticos que todo el resto de productores de salmón en el mundo. Y de los 16 antibióticos (usados en el país), 14 están estrictamente prohibidos en el resto del mundo”. 

Urrejola, en todo caso, aseguró que “nosotros somos pro empresa, creemos que las empresas son necesarias para el avance y progreso de las comunidades, pero tienen que ser empresas que no contaminen, que no abusen de la población y que no generen muerte como las salmoneras”.


Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.