Profesor: Servidor del futuro - Por Soledad Cifuentes


En estos días se está celebrando el “Día del Profesor”, en formas y lugares diferentes; los estudiantes y otros actores de las comunidades educativas expresan el reconocimiento muy merecido para quienes acompañan etapas de la vida muy importantes.

Personalmente me pregunto ¿qué reconocemos como valioso en la presencia de un profesor o educador en la propia vida? Acordemos que se dan dos tipos de educadores, el educador por excelencia es el núcleo familiar que prolonga la generación vital en la educación familiar a través de experiencias afectivas, morales, sociales y por lo mismo constituyen los primeros aprendizajes para cada niña y niño que sin duda necesitan ser complementados por las instituciones externas a la familia. Y están los educadores por profesión que son fruto de una organización social más estructurada y en la cual todos hemos nacido y somos parte. A este segundo grupo de educadores, los queridos profesores, se les dedican gestos de agradecimientos, momentos de encuentro, sorpresas preparadas… Sin olvidar la pregunta formulada, me permito compartir cuándo, personalmente, reconozco un profesor para felicitar, y concluyo que lo felicito no sólo porque tiene un título profesional sino porque: 

• Es un animador que libera el potencial personal y vital de cada uno de sus estudiantes, facilitando el crecimiento, guiando la sana curiosidad y reflexión, valorando la capacidad de elegir. Muy atento a las dinámicas relacionales personalizando los mensajes, sin dejar de lado la enseñanza.

• Media el desarrollo vital de sus estudiantes y los guía a través de un dialogo fecundo y dialéctico para saber leer las coordenadas socioculturales (sociedad, fe, conocimiento, afectividad, valores, etc.), que contextualizan el crecimiento.

• Es capaz de colocarse junto a sus estudiantes para aprender con ellos y de ellos siendo testigo de la más rica expresión de humildad, sintiendo que no es poseedor del conocimiento sino un servidor del futuro. Valora y promueve el pensamiento divergente, novedoso y creativo de sus estudiantes y no los condena a “repetir contenidos” impidiéndoles así ser efectivamente críticos y constructores de una mejor sociedad.

Por lo anterior, me uno a todos aquellos que en estos días reconocen estas actitudes en sus apreciados profesores, a los de ayer y a los de hoy, a aquellos que son testimonios con la propia vida de lo que enseñan (valores, criterios de vida). Para aquellos que a través de sus palabras, gestos, modos de dialogar, pensar y hacer hacen que los niños y jóvenes se hagan las preguntas fundamentales y existenciales de la autorrealización, desarrollen una sana autoestima y expectativa de crecimiento y felicidad. 

Para cada uno de ustedes mi sencillo GRACIAS por sembrar sueños de una mejor sociedad, más justa, solidaria, humana, honesta y menos corrupta, competitiva e individualista. GRACIAS por acompañar procesos que a veces desde la familia y como sociedad dejamos a un lado. GRACIAS por aceptar una vocación bella y noble y no siempre reconocida por las estructuras de organización social. 

¡FELIZ DÍA!







Por, Mª Soledad Cifuentes Cadenas
Licenciada en Ciencias de la Educación y Pedagogía
Magister (t) en Educación Superior
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.