Quiso y lo hizo - Por Roxana Viira

El show más divertido de estos meses por fin se ha finalizado. El excéntrico empresario Donald Trump ha sido electo como el 45 presidente de Estados Unidos. Parece que esto ha sido de imprevisto para él mismo. El multimillionario y magnate mediático, que no trabajó ni un día de sus 70 años ni como un vice-presidente, ni alcalde, no gobernador, ni senador. No fue un jefe militar, no fue ministro, no servía en los servicios de inteligencia. Saben, ¿cuántas veces ha pasado esto en la historia de Estados Unidos? Cero. Nunca antes ha llegado al puesto de presidente una persona que no tenía nada que ver con la política ni con el servicio para el estado. Una persona, que estaba relacionada solo con la construcción de rascacielos, casinos, organización de los reality shows y concursos de belleza. Y ahora, a esta persona, cuya vida, como Uds pueden estar de acuerdo, ha sido un éxito, le entregarán los códigos para lanzar los cohetes intercontinentales balísticos. Los partidarios de los demócratas están llorando. La página web del servicio de inmigración de Canadá se ha colapsado. California quiere separarse del pais. 


Y en todo esto existe una contradicción fundamental. Los EEUU es un país donde las personas se hacen a si mismos. Desde cero. Es un país de Madonna y Bill Gates. O sea, personajes iguales a Trump. Y todos estos personajes, iguales a Trump, han salido de un frente unido contra él. Ellos clamaban a votar por una mujer, que entró en la política solamente porque había tenido suerte de ser esposa de un presidente. La mujer, cuales logros ante el pais son mínimos. Y por el insolente Tump votaban, el revés, los que se encuentran viviendo en los estados deprimidos sin trabajo, están tomando la cerveza y no quieren cambios. Y ahora ellos van a tener estos cambios. Y, como resultado de esta fundamental contradicción, en la cabeza del país se establece la encarnación de su principal idea nacional. Y esta idea es que cualquier ciudadano estadounidense puede conseguirlo todo. Si quiere. Si quiere, puede llegar a ser un multimillionario. Si quiere, puede llegar a ser presidente. Y si quiere, irá al Marte. Parece que la dialéctica nunca antes ha sabido una confirmación empírica tan brillante de sus postulados teóricos. Y lo más divertido se ha terminado con eso. Ahora empieza lo más interesante.







Por, Roxana Viira
Analista Circulo Acton Chile
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.