Puerto Aysén cooptado por Energía Austral - Por Andrés Gillmore

Las empresas energéticas están en campaña por seguir produciendo de la misma manera como en el pasado y está claro que quieren continuar interviniendo ríos con represas y reflotar HidroAysén y empezar a construir lo antes posible la Central Cuervo. El discurso del gobierno que se focalizaría en promover las ERNC (Energías Renovables No Convencionales) básicamente no ha faltado a la verdad, pero no ha significado que se haya desechado la opción de intervenir ríos con represas y que no se sigan aprobando proyectos carboníferos y termoeléctricos y no ha significado que proyectos del pasado que estaban reconocidamente mal evaluados por los diferentes SEA (Servicios de Evaluaciones Ambientales) esten siendo desechados, como fue la promesa del gobierno de la Nueva Mayoría en su campaña por llegar a la Moneda y se puede decir que estas intenciones están más vivas que nunca en las carpetas del gobierno y de las transnacionales en la actualidad, solo que llevados a cabo de forma más sutil, con una estrategia diferente al del enfrentamiento del pasado y los intereses empresariales continúan teniendo más fuerza que la misma sustentabilidad energética del país, a merced del lobby de las transnacionales, que tienen intervenido el gobierno; sobre todo ahora, que pusieron las cartas sobre la mesa que lo que quieren es exportar energía a países limítrofes como Argentina y Perú.

En el pasado reciente en lo que respecta a HidroAysén, el proyecto fue justificado por el primer gobierno de Bachelet y posteriormente por el de Piñera con base en el discurso de las transnacionales, (ENDESA España y Enel Italia) que la necesidad del proyecto era imprescindible para uso domiciliario y que en caso de no desarrollarse el proyecto, Chile quedaría a oscuras. Los que entendemos del tema sabíamos que el discurso era una desgraciada y burda mentira y la verdad no era otra, que todo giraba en torno del desarrollo de la mega minería privada del norte grande, al depender estas mega mineras del Servicio interconectado y resolver el problema energético de estas empresas, que poco les importaba intervenir ríos y un vasto territorio a 2400 km al sur de Aysén y destruir la vida de los habitantes de la cuenca del Baker y de paso exportar energía, que era la gran verdad.

La mentira siempre ha tenido patitas cortas y con el tiempo todo quedó en evidencia. El mismo Sebastián Piñera no tuvo otra alternativa que lavarse las manos ante el proyecto en el 2012, si no quería continuar sufriendo el embate de la ciudadanía y seguir saliendo trasquilado en este tema. Sobre todo si su gobierno estaba llevando adelante la corrupta ley de Pesca.

El actual gobierno de la Nueva Mayoría se comprometió en su campaña por llegar a la Moneda, que los proyectos energéticos sustentados en represas de muros de contención y embalses serían desechados y que bajo su administración no se intervendrán ríos con proyectos mal evaluados en el pasado y con deficiencias técnicas. Tanto fue así, que la actual presidenta apareció en una gigantografía con el senador Girardi con un gran Patagonia Sin Represas y consiguió el apoyo del mundo ecológico político y de otros ciudadanos que no eran tan ecológicos en sus puntos de vista, pero que entendían que intervenir ríos con represas es un formato del pasado en el mundo del futuro no era saludable y que en el caso específico de Aysén, no contribuía en nada para el desarrollo regional y la sustentabilidad de Chile. Entonces el gobierno se llenó la boca con el discurso NO HIDROAYSÉN.

Nunca le creí al actual gobierno lo que discurso en materia energética en su campaña y mal me pareció que Patricio Rodrigo (PPD) amigo personal del senador Girardi y secretario ejecutivo de Patagonia Sin Represas (posteriormente implicado en el caso SQM por limpiar dineros del PPD en temas ambientales con su ONG) sin consultar las bases de la CDP (Consejo de Defensa de la patagonia) decidió apoyar a la Nueva Mayoría, a sabiendas que el Grupo Luksic estaba financiando la campaña de Bachelet y que este grupo económico reclamaba para sí las carteras de minería y energía, tal como sucedió.

El flamante Ministro de Energía Máximo Pacheco Matte, apenas asumió el ministerio mandó un mensaje subliminal a las transnacionales para tranquilizarlas por el discurso de la ahora flamante Pdta Bachelet; que no se preocuparan, que todo era una pantalla y para que no quedaran dudas, contrató a Pablo Longueira como su asesor personal en energía y mandar el mensaje y no hubieran dudas de sus verdaderas intenciones. Todo Chile sabe que Longueira es la mano derecha de las transnacionales en Chile; por algo en la actualidad está en calidad de imputado y con firma mensual, acusado de cohecho ante la justicia, por haber llevado adelante como ministro de economía del gobierno de Piñera la ley de pesca, manipulando a parlamentarios para lograrlo y con la intención personal que a cambio de esos servicios prestados a los pesqueros con la maldita ley, estos mismos empresarios por los servicios prestados le financiarian la campaña para Pdte de Chile.

El ministerio de Energía en forma soterrada ha venido escondiéndose detrás de algunos proyectos de ERNC, apoyado por una onerosa campaña de marketing y de más de veinte asesores directos, del ahora salido ministro Máximo Pacheco Matte, representante directo del grupo Luksic en el gobierno (en la actualidad como generalísimo de Ricardo Lagos) propulsando proyectos en total contrasentido del discurso de una matriz energética sustentable. Como ejemplo están los proyectos de Alto Maipo en la región metropolitana del grupo Luksic; Mina Invierno (carbón) en Tierra del Fuego Magallanes del grupo Copec y una serie de represas con muros de contención y embalses aprobados en el centro sur, en pleno territorio Mapuche en Melipeuco, Curacautín, Curarrehue, todos proyectos con EIA (Estudios de Impacto Ambiental) manipulados, escondiendo las potencialidades turísticas y las diversas actividades productivas de las comunidades involucradas para lograr la aprobación. Produciendo conflictos y tensiones por el intervencionismo de las transnacionales extranjeras y sus socios chilenos en estos territorios, que supuestamente buscan un seudo desarrollo regional a costa de la depredación y de la violación de los derechos humanos de las comunidades y para ello no han dudado en intervenir Parques Nacionales como el de Los Alerces Andinos en la región de Los Lagos cerca de Puerto Montt, donde quieren construir una represa en el río Chaica. Además está a punto de concretarse Central Río Cuervo en la comuna de Puerto Aysén, proyecto emplazada en una zona con una falla geológica de grandes proporciones como la Liquiñe Ofqui.

Todos estos proyectos energéticos tienen algo en común, han sido evaluados y aprobados por medio de la manipulación de la información por los gobiernos regionales y sus respectivos Servicios de Evaluación Ambiental obedeciendo órdenes del ministerio de Energía, para favorecer los intereses de las transnacionales a pesar de lo destructivos que son para la proyección de vida los habitantes, para la flora y fauna y el medio ambiente de los territorios pretendidos.

La ciudadanía en la actualidad solo consume el 15 % del total de la producción energética y los proyectos no son más que un afán expansionista de la industria minera privada, para convertir las generadoras en el pilar del expansionismo del modelo neoliberal ante la posibilidad de exportar energía a países limítrofes, sin importarles intervenir ríos como el Cautín, el Truful Truful, el Carilafquen, el Trakura, el Pilmaiken y el Rupumeica en el sur y el Baker, Pascua, Cuervo y Blanco en Aysén, transgrediendo en el proceso las normas ambientales y los derechos de las comunidades, enmarcados en el acuerdo de la OIT entre otros. En la Araucanía se han aprobado bajo el gobierno de la NM y la gestión de Pacheco Matte, 27 proyectos energéticos y se ha anunciado que existen otros 53 proyectos energéticos en carpeta, que deben concretarse antes que termine el mandato de este gobierno.

Ente el tema específico de Puerto Aysén y la posible construcción de la Central Hidroeléctrica en Río Cuervo interviniendo los ríos Cuervo y Blanco; es inconcebible que un proyecto con tan mal emplazamiento haya entrado siquiera al proceso de evaluación y tenga en la actualidad el visto bueno del SEA para iniciar su construcción y se tenga que recurrir al Tribunal Ambiental de Valdivia para intentar parar la intención. Si estuviéramos en una sociedad con sentido común y no tuviéramos a gobiernos, municipios y parlamentarios intervenidos por el lobby de las grandes transnacionales, hace rato que Central Cuervo no sería tema y se hubiera desechado la intención y bastaría con saber que su emplazamiento está en el medio de una falla geológica de la magnitud de la Liquiñe-Ofqui, a 500 mts de altura sobre el nivel de mar, arriba mismo de Puerto Aysén y que tamaña obra en algún momento durante la construcción o al entrar en operación o posteriormente, creará un cataclismo de grandes proporciones que caerá directamente sobre la ciudad de Puerto Aysén y arrasara con todo lo que encuentre y con la posibilidad cierta de tener pérdida humanas, como ha ocurrido en el pasado en Europa con intervenciones similares. Pero el proyecto esta vivo y a punto de concretarse.

Energía Austral la operadora del proyecto, actúa con un descaro inaudito para los tiempos que corren en pleno siglo 21, que solo lo puede entregar la seguridad del lobby desplegado con el gobierno en todos estos años y con los parlamentarios regionales y el Municipio de Puerto Aysén; que aunque reconoce que el emplazamiento esta sobre una falla geológica de grandes dimensiones como la Liquiñe-Ofqui y en una zona volcánica siguen queriendo seguir con la intención. La semana pasada defendieron el proyecto en el Tribunal Ambiental de Valdivia con una una frialdad sorprendente, como si se estuvieran hablando de la luna y no de Puerto Aysén. Dos abogados muy sueltos de cuerpo informaron a los jueces ambientales, que la población de Puerto Aysén puede estar tranquila y que deben confiar en la empresa que en todo momento estarán monitoreando el proyecto ante el posible cataclismo y no deben preocuparse, que el monitoreo de la falla les permitirá avisar a la población con la antecedencia necesaria para evacuar Puerto Aysén con un amplio margen de seguridad. !Es posible aceptar un discurso como ese¡.

Según los estudios que Energía Austral presentó al Tribunal Ambiental, informan que en el sector “según sus estudios” los sismos no son de más de 6.5 en la escala de richter y que es “ totalmente manejable para la empresa”; obviando en el estudio presentado, que el emplazamiento de la Central Cuervo esta en un terreno comprometido por la falla geológica Liquiñe Ofqui, de origen volcánico y que la intervención es el equivalente a construir ciento cincuenta edificios del tamaño del Costanera Center, que estarán haciendo presión constantemente en el subsuelo de la falla, activando de por si la falla por un posible cataclismo, sin hacer ninguna mención que la falla geológica, conecta volcanes activos como El Llaima, Villarrica, Mocho, Corcovado, El Maca, Puyehue, Yates y el Hudson y que esa misma falla en el año 2007, produjo el epicentro del terremoto de Aysén y que en mayo del 2008 produjo la erupción del volcán Chaitén.

Poco se habla de lo que significara en la práctica para los habitantes de Puerto Aysén en caso de concretarse el proyecto, el tema de los avalúos de las propiedades comerciales y residenciales, en una ciudad que quedaría con un serio riesgo de cataclismo. Pregunto, las empresas aseguradoras tendrían interés en asegurar las propiedades o las inversiones de los empresarios de la ciudad. Quién querrá desarrollar un proyecto en un lugar con una peligrosidad tan inminente. Cómo será para niños y adultos convivir con el peligro constante de tener que enfrentarse con un cataclismo, como se desarrollará la psiquis de los habitantes de tener que vivir con las maletas listas en todo momento para escapar de la ciudad ante un posible cataclismo. Energía Austral está dispuesta a indemnizar como corresponde a los propietarios de residencias, dueños de comercio, servicios y comerciantes y al mismo estado, por lo que significa la construcción de una represa en un emplazamiento tan peligroso y la pérdida de los avalúos comerciales. ¿Algún banco estaría dispuesto a hacer préstamos con tal destino?.

Resulta extraño por decir a lo menos, que los habitantes de Puerto Aysén no esten informados como corresponde ante un tema que afectara sus vidas para siempre y que no esten organizados. Todos sabemos que el Municipio de Puerto Aysén esta intervenido por los intereses de Energía Austral y que de una u otra manera el municipio ha estado aceptando financiación por parte de la transnacional, a condición que no objeten el proyecto y no informen. Todos saben que el alcalde de Puerto Aysén tiene lazos personales y de negocios con los ejecutivos de Energía Austral.

No puede ser aceptable bajo ningún punto de vista, que un municipio se entregue de esa manera a una intención tan nefasta y destructiva para el futuro de su propio municipio, sin informar como corresponde a su comunidad, de lo que verdaderamente implica tal decisión para la vida de las actuales y de las próximas generaciones de puertoaiseninos. Los menos informados en este tema son los mismos puertoaiseninos. La autoridad que debe informar y velar por la seguridad de la comunidad en forma independiente y objetiva, no cumple con su función y habló de la intendencia también, cooptados por los intereses de la transnacional, dejando de lado el cumplimiento de los deberes que conlleva el cargo de Alcalde y Intendente.

Todos lo parlamentarias regionales no han tenido la entereza de denunciar lo que está ocurriendo en Puerto Aysén; ni Sandoval Plaza (UDI) Geógrafo por lo demás, Antonio Horvath(AMPLITUD) ingeniero y ex seremi de OOPP del gobierno militar, Iván Fuentes(IND-DC) no hacen nada por revertir la situación y la ilegalidad de lo que se está pretendiendo, cooptados por los intereses de Energía Austral. El senador, Patricio Walker (DC) no esta cooptado, esta directamente implicado e interesado como socio de la intención y esta haciendo todo lo posible como senador para lograr que se construya la central y recibir los correspondientes dineros para que su familia pueda seguir haciendo política partidaria en Santiago.

Confío con honestidad ciudadana, que el sentido común del Tribunal Ambiental de Valdivia transite hacia la verdad de esta aberración y tengan el buen juicio de decidir con independencia y objetividad para parar esta intención, por el bien de los habitantes de Puerto Aysén, de Aysén y de todo Chile.






Por, Andrés Gillmore
Estudió sociología
Empresario turístico
Consultor de proyectos de desarrollo
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.