El lobby nunca es ciudadano - Por Andrés Gillmore

En una entrevista publicada este lunes 27 de febrero en el Diario de Aysén, el senador Antonio Horvath, dijo que veía a la región en 20 años como una de las más armónicas de Chile y del planeta. Escuchar esa frase de un senador que tiene residencia en el congreso desde 1989 deja un montón de inquietudes, porque perfectamente esos veinte años podrían haber sido desde 1997. En esos años dábamos las mismas luchas que en la actualidad, en contra de la intervención de los ríos y que la salmonicultura y la minería fueran sustentables. El senador habla de apoyar la actividad turística y resulta inentendible que solo ahora en el 2017 reconozca la actividad como tal y por coincidencia cuando se podría decir que la actividad ha explotado. Cuando realmente necesitábamos el apoyo de un senador en la década de los noventa y los 2000, el simplemente no reconoció la actividad y no hizo nada por ella. En fin, como siempre un discurso del pasado en el mundo del futuro. 

Cuando uno elige un diputado o un senador, lo que esta buscando intrínsecamente es una representación honesta y con ética profesional que como decimos en Aysén, trabaje con las botas puestas, que participe de la proyección de vida del territorio ante la maquinaria gubernamental, con la capacidad de fiscalizar y de legislar y que en base a las ventajas comparativas diseñe al presente-futuro regional. Lo que tenemos en la región en la actualidad incluyendo al senador Horvath, son parlamentarios acomodados aliados bajo cuerda con las grandes empresas que operan en la región. Como se explica entonces la posible construcción de la Central Río Cuervo; que las salmoneras tengan contaminado todo el litoral y que hace poco hayan invadido la Reserva Nacional Las Guaitecas; que la minera Cerro Bayo utilice la laguna verde en fachinal como pozo de relave; que aun no tengamos un Plan de desarrollo Regional, que regularice el uso del suelo territorialmente; que no tengamos un plan de manejo de cuencas compartidas; que no tengamos un estudio de capacidad de carga de las actividades que se realizan en la región. Para qué hablar de la ley de pesca, medio ambiente y de glaciares, que todos nuestros congresistas han apoyado.

En Chile tenemos el congreso mejor pagado de la OCDE y eso que somos un país subdesarrollado y en el medio del inicio de una recesión económica de envergadura, que incluso este inicio de año la dieta fue reajustada en un 3%. La teoría que sustentó las fastuosas dietas que perciben nuestros congresistas, se justificaron en su momento por la necesidad de otorgarles independencia para fiscalizar y legislar y que al estar bien remunerados, no caerían bajo las influencias de los intereses creados para que las grandes corporaciones por lógica les ofrecerian para manipular las leyes y las fiscalizaciones. Es como si uno opta por darle a un hijo una buena mesada, para que este tranquilo y no le falte nada, para que estudie a conciencia y muestre resultados. Pero el hijo no estudia, se va de farra y se mete en problemas además. 

Nos hemos dado cuenta que nuestros congresistas sin distinción ideológica, a pesar de sus suculentas dietas, han caído bajo el embrujo de las tentaciones económicas de las grandes corporaciones y han pasado a representar los intereses corporativos de las grandes empresas. De modo figurativo podríamos decir que en la actualidad tenemos bancadas empresariales y no políticas, dando como resultado que los proyecto de ley para proteger a los ciudadanos, son modificados en la “cocina” del congreso y terminan favoreciendo a las empresas que representan los parlamentarios. Ninguna ley de la república por muy buena que sea, será capaz de contrarrestar el cohecho y las malas acciones, si continuamos eligiendo gente sin ética profesional. 

La ley de aportes reservados es una de las grandes burlas hacia el mundo ciudadano y fue creada precisamente para legalizar el aporte de las empresas a los diputados y senadores y no sufrir las consecuencias. Con esto no quiero decir que las empresas no pueden entregar financiamiento a los políticos, pero es indudable que la ley debe modificarse para que dejen de tener carácter reservado y los aportes sean públicos y transparentes. Para que cuando un parlamentario reciba aportes de determinada empresa, automáticamente este impedido de votar en leyes que tengan que ver con esos intereses. Si en Aysén esto se llevará a cabo, ninguno de nuestros parlamentarios podría votar en leyes ambientales, de pesca, de glaciares, minería y quién sabe qué más.

El lobby se ha mimetizado estratégicamente en el entramado social, escondidos como agencias de relaciones públicas, empresas de abogados y consultoras, que asumen la tarea en representación de las empresas, para manipular el proceso político de la discusión de las posibles leyes, para favorecer a sus clientes empresariales captando políticos y muy especialmente senadores, que son los que tienen esa función y más fáciles de llevar al redil. 

La teoría de la elección democrática en el modelo económico neoliberal, ha transformado al político en un intermediario del empresariado en el mundo social, que potencia sus intereses proclamando objetivos políticos con estos seudos representantes sociales.El objetivo primordial de un político en la actualidad no es cumplir una buena labor legislativa para los que dice representar; lo fundamental es reelegirse a como de lugar. Si para eso tiene que venderle el alma a las empresas no dudará en hacerlo como ha quedado demostrado en el último tiempo. Su objetivo no es representar sino acumular, para asegurar su calidad de vida, su futuro y el de las próximas generaciones familiares y si eso significa apoyar leyes nefastas para el país como la de pesca, de medio ambiente y de estacionamientos hace poco entre otras, no tendrá inconveniente en hacerlo. 

En países como Brasil y Perú al contrario de Chile, cuando los políticos son sorprendidos recibiendo dineros de las empresas para financiar campañas y manipular las leyes a favor de las empresas van a la cárcel; incluso ex Pdtes. En Chile si robas un balón de gas o una bicicleta la sentencia es de 5 años y un día, pero si robas millones de dólares o usas información privilegiada para enriquecerse, pagas una multa o algún ministro te saca de la cárcel.

El lobby bien llevado seria un importante punto de inflexión para debatir y diseñar leyes y procesos de fiscalización, que naturalmente serian de gran utilidad para una sociedad con perspectiva de futuro que busca la sustentabilidad en sus procesos de desarrollo y mejorar las condiciones de vida de las regiones, acercando las posiciones entre el mundo ciudadano y el empresarial, analizando los punto en convergencia, potenciando las soluciones a las diferentes problemáticas.

Lamentablemente en la actualidad el lobby y sus nefastas consecuencias en nuestra representación parlamentaria, esta destruyendo el país en forma y concepto, al tener operadores que han perdido la relación con el mundo social de lo que son y de lo que dicen representar y ese es el verdadero problema de fondo de nuestra sociedad. Cuando el mundo político pierde la perspectiva de lo que representa, el método pierde sustancia y capacidad.






Por, Andrés Gillmore
Empresario turístico
Estudió sociología
Consultor de proyectos de desarrollo
Compartir en Google Plus

Sobre El Chelenko

Desde nuestra agencia, Chelenko Comunicaciones, realizamos asesorías periodísticas, asesorías comunicacionales, nos especializamos en el posicionamiento de marcas, generación de contenidos y administración de redes sociales, además de difusión de publicidad en nuestro medio.